Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

GÜRTEL

Rajoy insta a Camps a decidir su destino para superar la sospecha de corrupción

"Haz algo y dejaré que parezca que lo haces tú. Pero haz algo", dicen que dijo el líder del PP.

Francisco Camps tiene manos libres para elegir la soga con la que habrá de dejar bien atada la solución del caso Gürtel, que amenaza con llevarse por delante su gestión a cuenta de una supuesta financiación ilegal del PP. Mariano Rajoy lo tuvo claro cuando completó el puzle del informe policial, leyó la transcripción de las conversaciones entre los dirigentes valencianos y conoció los datos que tiene la Fiscalía sobre los tejemanejes de su partido y la Generalitat con la terminal valenciana del entramado corrupto. El líder de los populares decidió aplicar su doctrina habitual y pidió a Camps que dé un paso adelante para resolver la endemoniada situación que lo ha situado al borde de un peligroso precipicio sobre el que penden las consecuencias políticas y jurídicas de su relación con Álvaro Pérez.

 

"Haz algo y dejaré que parezca que lo haces tú. Pero haz algo", dicen que le dijo Rajoy al barón valenciano entre manteles durante su encuentro en el parador conquense. Al menos así resumen la reunión en la sede de Génova mientras que las terminales valencianas del partido insisten en que el líder dejó manos libres al 'president' como si él tuviera alguna opción para elegir. De momento, el camino que parece haber emprendido Camps es el ya conocido de negarlo todo, ignorar la realidad y esperar a que escampe echando las culpas al PSOE. No le servirá de nada. La realidad judicial se impondrá y la política se lo llevará por delante si no toma medidas a tiempo.

 

Lo diabólico del asunto es que el líder de los populares valencianos no tiene un camino de fuga posible. No puede echar a Ricardo Costa porque el secretario general del partido ya le enseñó las uñas. Lo lógico es que prescindiera también del vicepresidente Vicente Rambla o el 'conseller' Juan Cotino, si quiere que asuman su parte de culpa en la concesión de contratos a empresas que financiaban al partido a través de Orange Market. Pero no podrá castigarlos a todos haciéndose pasar él mismo por inocente cuando a nadie se le oculta que el principal valedor de Álvaro Pérez en la Comunidad Valenciana era el propio 'president'.

El X congreso regional del PP

Porque fue Francisco Camps quien llevó a Francisco Correa a Valencia el 28 de septiembre de 2002 para que, a través de Special Events, organizara el X congreso regional -hoy bajo la lupa de la investigación policial- en el que habría de ser ratificado como secretario general. Por aquellas fechas todavía presidía el partido Eduardo Zaplana, pero Camps ya había sido elegido secretario general en julio en una Junta Directiva y en esa condición fue el encargado de montar el cónclave de su confirmación en el cargo. El político valenciano conocía a Correa por los trabajos que realizaba para el PP nacional cuando él ocupaba el puesto de secretario de Política Autonómica y Municipal, integrado en el aparato de la sede de Génova, junto con Jesús Sepúlveda, Gerardo Galeote y Luis Bárcenas (posteriormente salpicados por el caso Gürtel), elegidos en el congreso de enero de 2002.

 

Más tarde, en primavera de 2003, Francisco Camps fue elegido presidente de la Generalitat y Zaplana le cedió las funciones de la presidencia del partido que añadió al cargo de secretario general. Unos días después, Pérez creó Orange Market en la localidad valenciana de Argemesí. El primer trabajo de relevancia que hizo de la mano del líder del PP valenciano fue la organización del congreso regional celebrado el 20 de noviembre 2004. En esa fecha, Camps colocó a Adela Pedrosa en la Secretaría General y a Ricardo Costa de vicesecretario. Primero Pedrosa y más tarde, Costa, siguieron la senda del jefe y contrataron todos los actos del partido, en exclusiva, con Orange Market.

 

Álvaro Pérez llegó para quedarse. Se convirtió en proveedor único del PP valenciano para todos sus eventos y creó una amplia red de amistades a partir de su estrecha relación con Camps. Este, ahora, debe pagar las consecuencias de esta amistad.

Etiquetas