Nacional
Suscríbete

EN BARCELONA

Muere una mujer de 46 años que se contaminó con amianto por la ropa de su tío

La mujer, que quedó huérfana, vivió desde niña en la casa de su tío, trabajador de la empresa Uralita de Cerdanyola del Vallès, a apenas tres kilómetros de la fábrica de amianto.

Una mujer de 46 años sobrina de un ex trabajador de la empresa Uralita de Cerdanyola del Vallès (Barcelona), fabricante de amianto, ha muerto debido a una enfermedad pulmonar que supuestamente desarrolló al contaminarse en casa con los restos de ese mineral a través de la ropa de su tío.

Según ha informado el bufete de abogados Colectivo Ronda, que lleva la demanda que esta mujer presentó contra Uralita, la paciente ha muerto debido a un grave mesotelioma pleural irreversible que padecía, al parecer, por su continua exposición al amianto que quedaba impregnado en la ropa de su tío.

La mujer, que quedó huérfana, vivió desde niña en la casa de su tío, trabajador de la empresa Uralita de Cerdanyola del Vallès, a apenas tres kilómetros de la fábrica de amianto.

En una acción judicial pionera, los abogados del Colectivo Ronda exigieron a Uralita una indemnización para la mujer que ahora ha fallecido, en la primera demanda interpuesta por afectados por la exposición indirecta al amianto, a través de las ropas impregnadas con restos de ese mineral que llevaban a su casa para lavar.

Junto a esa demanda pionera, se presentó otra a nombre de la hija de una trabajadora de la fábrica de amianto Rocalla de Castelldefels (Barcelona), cuyo padre murió a consecuencia de una severa insuficiencia ventilatoria mixta debido a su continua exposición a ese mineral.

Las demandas exigen indemnizaciones a las empresas fabricantes de amianto, por vulnerar la ley de seguridad e higiene en el trabajo, dado que la ley obligaba a las empresas a lavar dentro de la fábrica la ropa que estuviera expuesta al mineral.

Este nuevo frente judicial de damnificados por la exposición indirecta al amianto, del que el Colectivo Ronda informará mañana en una conferencia en el Ateneo de Cerdanyola, supone un nuevo paso en la lucha contra los daños provocados por ese mineral, prohibido en España desde el año 2002.

El pasado mes de julio, una pionera sentencia condenó a Uralita a indemnizar con 3,9 millones de euros a medio centenar de vecinos de Cerdanyola del Vallès por los daños derivados de la exposición al polvo de amianto.

Etiquetas