Nacional
Suscríbete

celebración en CATALUÑA

La Diada reivindica la inmersión lingüística

La celebración de la Diada ha estado marcada por la polémica generada por la decisión del TSJC de cuestionar el modelo de inmersión lingüística.

El presidente Artur Mas, la vicepresidenta y otros miembros de la Genrralitat durante la ofrenda floral
Miles de personas reivindican la inmersión lingüística en la Diada
EFE

Más de 5.000 personas han asistido este domingo, según la organización, al acto institucional de la Generalitat en el Parque de la Ciutadella de Barcelona, con motivo de la Diada del 11 de Septiembre, primera con Artur Mas en el govern y en la que no han faltado referencias reivindicativas a la inmersión lingüística.

A las 11.30 horas se ha iniciado la ceremonia, que ha durado cerca de una hora y que, bajo la dirección artística de Joan Ollé y con la periodista Ariadna Oltra como presentadora, en la que se ha combinando la lectura de poemas y textos con la interpretación de canciones y danza tradicional.

También se ha rendido homenaje al recientemente fallecido Heribert Barrera, el dirigente de ERC que fue el primer presidente del Parlament catalán tras el franquismo y ha habido un recordatorio para las víctimas de los atentados del 11-S de Nueva York en 2001.

Desde la tribuna de autoridades, instalada en el escenario situado junto a la cascada del parque, han presidido el acto Artur Mas y la presidenta del Parlamento catalán, Núria de Gispert.

La bandera izada este año en el mástil del escenario provenía de Manresa (Barcelona), donde en 1892 se redactaron las 'Bases', en las que se reclamaba la devolución de las Constituciones Catalanas.

Marcada por la polémica

La celebración de la Diada ha estado este año muy marcada por la polémica generada por la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) de cuestionar el modelo de inmersión lingüística, así como por la reforma constitucional impulsada por PSOE y PP.

Precisamente la inmersión ha sido un tema que el escritor Màrius Serra ha querido introducir en su intervención en el acto de este domingo, pese a que el TSJC aún no ha emitido el auto que obliga a que el castellano sea lengua vehicular junto al catalán.

Su texto conmemoraba el centenario de la Sección Filológica del Instituto de Estudios Catalanes (IEC) y, después de leer una cita de Pompeu Fabra mostrándose partidario de dar prioridad a que los niños adquieran el "uso corriente" de la lengua más que a profundizar en las cuestiones gramaticales, Serra ha subrayado: "A esto hoy lo llamamos inmersión lingüística".

"Necesitamos más inmersión lingüística que nunca para tener un futuro capicúa, con el corazón y con la cabeza", ha declamado Serra, que ha terminado con un anagrama, pronunciando la palabra "català" del revés: "Català, a l'atac" (Catalán, al ataque).

Ha sido uno de los momentos más largamente aplaudidos por los miles de presentes, que han obligado incluso a Serra a detener su discurso por unos segundos, con gritos de "¡Independència!" desde una parte del público.

Homenajes

Todas las actuaciones de este domingo, presenciadas también por los consejeros del govern, los presidentes de los grupos parlamentarios catalanes, expresidentes de la Generalitat y del Parlament y la ministra de Defensa, Carme Chacón, han servido para conmemorar alguna efeméride cultural o de personalidades catalanas.

L'Orfeó Lleidatà, que celebra los 150 años de su fundación, ha interpretado El cant de la senyera, el actor Lluís Soler ha leído un fragmento de un discurso de Santiago Rusiñol, en el 150 aniversario de su nacimiento y Roger Mas ha cantado 'Al cel', para recordar los 125 años de la publicación de 'L'Atlàntida', de Jacint Verdaguer.

En el centenario de la muerte de Joan Maragall, Àngels Poch ha leído un artículo suyo, Ester Formosa ha cantado una versión musical del poema 'Vinyes verdes vora el mar', Josep Maria de Segarra, que murió hace 50 años y Oriol Broggi ha conmemorado los 25 años de la muerte de Joan Oliver, con el poema 'Assaig de plagi a la taverna'.

Otro de los momentos álgidos lo han protagonizado los cocineros Josep Roca, Jaume Subirós y Carme Ruscalleda, leyendo fragmentos del libro de Josep Pla 'El que hem menjat', en recuerdo a los 30 años de la muerte del escritor.

El baile de la 'Moixiganga', interpretado por la Agrupació de Balls Populars de Sitges, y una versión mezclada de canciones de Sopa de Cabra, Sau, Els Pets y Sangtraït, a cargo del acordeonista Carles Belda, han completado el acto, que ha concluido con la interpretación del himno de Cataluña, 'Els Segadors'.

Etiquetas