Nacional
Suscríbete

DIADA

Mas da por "definitivamente rotas" las reglas del juego de la Transición

El presidente catalán ha ofrecido un mensaje marcado por las relaciones con España, la defensa del autogobierno y la inmersión lingüística, la crisis económica y la necesidad de reforzar la vida democrática.

El presidente catalán, el nacionalista Artur Mas, ha afirmado con motivo de la celebración de la Diada que la reforma "unilateral" de la Constitución por parte de PP y PSOE, dejando de lado al catalanismo, "rompe definitivamente las reglas del juego de la Transición española", con un "cambio profundo" en la relación Cataluña-España.

Mas ofreció este sábado su primer discurso institucional como 'president' con motivo de la Diada Nacional de Catalunya y ha escogido para ello la galería gótica del Palau de la Generalitat, delante de la escultura de Sant Jordi velando armas.

Con esta declaración de intenciones, Mas ha ofrecido un mensaje marcado por las relaciones con España, la defensa del autogobierno y la inmersión lingüística, la crisis económica y la necesidad de reforzar la vida democrática ante "actitudes destructivas" como la vivida por el asedio al Parlament por parte de movimientos vinculados al 15-M.

Entre las "amenazas" al autogobierno y a los símbolos catalanes, Mas ha subrayado: "La modificación unilateral de la Constitución por parte de los grandes partidos estatales rompe definitivamente las reglas del juego de la Transición española, al dejar de lado uno de los principales artífices de ésta: el catalanismo".

"Esto supone un cambio profundo del que Cataluña debe tomar nota, y que obviamente no será neutral ni inocuo en la relación entre Cataluña y el Estado", ha añadido Mas.Visión uniformista

Según el presidente, estos últimos días se ha podido apreciar con "una dramática claridad que la visión uniformista y excluyente de España afecta negativamente a todos los catalanes, con independencia de su lengua habitual, de su lugar de nacimiento o de sus creencias religiosas".

Por contra, Mas cree que esta situación "refuerza el catalanismo, del signo ideológico que sea, más allá del malestar o del resentimiento puntual. Más allá, en definitiva, de una postura meramente reactiva".

Mas ha puesto como ejemplo de todo ello la reapertura del debate sobre la lengua, por el auto judicial que pide que el castellano sea lengua vehicular y, así, ha recordado que "la inmersión lingüística en Cataluña no es un fin en sí mismo, sino un medio para lograr una sociedad más cohesionada".

"Es por ello que surgió en el contexto histórico de un gran consenso político y social, y continúa disponiendo de una aceptación social muy mayoritaria. Nadie puede pretender cambiar un determinado modelo de convivencia que, además, ha obtenido unos buenos resultados y goza de un consenso social mayoritario", ha remarcado.

Mas cree que Cataluña afronta "años de trascendencia histórica" que marcarán el "rumbo" del país y, en este contexto, ha asegurado: "de nuestras actitudes y sobre todo de nuestras acciones dependerá el futuro de la Nación" catalana.

"No habíamos vivido en muchos años una situación como la actual, donde se produjera una conjunción de retos económicos, consecuencias sociales, falta de respeto a nuestra cultura y a nuestra lengua, y un cuestionamiento de nuestro autogobierno. Actuemos, pues, con inteligencia, conscientes de nuestras capacidades, seamos exigentes y trabajemos duro. Comprometámonos con Cataluña como una noble y hermosa causa. Sepamos ser dignos de la herencia recibida de tantas y tantas generaciones de catalanes y catalanas, muchos de ellos venidos de todas partes, que han luchado y trabajado por un mejor futuro para este país", ha concluido Mas.

El presidente catalán recordó que en los últimos tres siglos "se han dado casi todas las circunstancias para que Cataluña desapareciese como realidad nacional" y, lejos de suceder, Cataluña se ha convertido en "el territorio más atractivo del Mare Nostrum".

A pesar de que "vivimos un tiempo de incertidumbre, de adversidad, de amenazas económicas (...) y políticas que cuestionan nuestro autogobierno", los catalanes deben creer en ellos mismos y sus valores, los mismos que han hecho que "a lo largo de la historia Cataluña se mantuviese de pie, sin doblegar la espalda ni bajar la cabeza". "Es la hora de reencontrarnos con estos valores, de creer en nosotros mismos", ha aseverado.

Etiquetas