Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

Reunión

Mas advierte de que España no cumplirá el déficit

Tras recibir una "herencia mala", consideran que las reformas y las políticas de austeridad para reducir el déficit público son "imprescindibles".

El Presidente de la Generalitat, Artur Mas.
Mas advierte de que España no cumplirá el déficit y ofrece su apoyo a Rajoy
EFE

El presidente de la Generalitat catalana, Artur Mas, ha garantizado este miércoles al jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, su disposición a colaborar "bien y a fondo" en las próximas reformas, como la laboral, y ha advertido de que es imposible que España cumpla el objetivo de déficit fijado para este año.

Mas ha mantenido este miércoles su primera reunión con Rajoy en el Palacio de La Moncloa y, en rueda de prensa tras concluir la entrevista, ha destacado los puntos de coincidencia entre los dos gobiernos que, tras recibir una "herencia mala", consideran que las reformas y las políticas de austeridad para reducir el déficit público son "imprescindibles".

Para Mas, no es "ni posible ni razonable ni realista" rebajar el déficit público casi cuatro puntos para situarlo en el 4,4% del PIB que exige Bruselas, si no es "engañando" o "destrozando el Estado del Bienestar".

A su juicio, es evidente que Rajoy está planteando a los líderes europeos que se fije un calendario más razonable y ha insistido, en que igual que Cataluña no puedo cumplir con ese objetivo, el Estado en su conjunto tampoco lo logrará.

En esta situación económica, Mas le ha asegurado colaboración, sin "condiciones previas" para sacar adelante las grandes reformas, pero ha descartado la posibilidad de un acuerdo estable durante toda la legislatura.

Su ofrecimiento es "una inversión a plazo", ya que, aunque ahora la "urgencia está en las reformas", Cataluña quiere que el Estado le pague las deudas pendientes, avanzar en el autogobierno y plantear su pacto fiscal.

Mas le ha trasladado a Rajoy que este pacto es una cuestión "fundamental" para su Gobierno durante esta legislatura y ha comentado posteriormente que si no se llega a un acuerdo cada uno tendrá que tomar sus propios "caminos" y "derroteros".

"No lo miren como una amenaza y una reivindicación", ha añadido el presidente catalán, quien ha recordado que se han dado un tiempo hasta el verano para intentar incorporar al PSC y al PP al pacto fiscal y que previsiblemente se aprobará este año en el Parlamento autonómico, como paso previo a enviarlo a las Cortes.

Rajoy se ha limitado a escucharle y Mas ha asumido que no está entre las prioridades inmediatas del Gobierno central.

Por otro lado, se ha mostrado convencido de que el Gobierno central si es "serio" pagará los 759 millones que adeuda, según Mas, a la Generalitat para infraestructuras en virtud de la disposición adicional tercera del Estatuto.

Sobre su respaldo a las reformas que tiene pendientes España, Mas ha reiterado que al país se le observa desde el exterior con "lupa" principalmente por la reforma laboral, una modificación que, a su juicio, tendrá que tener como principal característica la "flexibilidad".

Políticas de ajuste

Según Mas, Rajoy ha coincidido con él en que las políticas de ajuste, que son "absolutamente necesarias e imprescindibles", no van a resolver el problema "por sí solas", por lo que deben ser acompañadas por medidas de estímulo y crecimiento económico.

En el encuentro, el jefe del Ejecutivo catalán ha pedido a Rajoy que se facilite el crédito a las comunidades, que se tomen medidas para rebajar el coste del endeudamiento autonómico y asimilarlo al precio que paga el Estado su deuda.

Sin citar la posibilidad de poner en marcha los llamados "hispanobonos", ha señalado que Rajoy se ha mostrado "bastante" receptivo a su solicitud.

El Gobierno catalán está "cien por cien" comprometido con la política de austeridad, ha asegurado Mas, quien ha dudado de que otras autonomías, sin citarlas, estén aplicando políticas en este sentido.

Otra de las reivindicaciones de Mas a Rajoy ha sido que el Gobierno central no legisle, como en los años anteriores, de una manera que obligue a las autonomías a "gastar, gastar y gastar".

"Para salir del pozo, nos tenemos que ayudar todos, pero también reclamamos ser ayudados", ha añadido el presidente catalán, quien ha comentado que ya sabía antes de venir a la reunión que no resolvería cuestiones "concretas" referentes a Cataluña, ya que era el momento de los "escarceos iniciales".

Quiere darle al nuevo Gobierno algo de tiempo para que la agenda catalana "vaya tomando cuerpo", señaló.

Etiquetas