Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

JUSTICIA

Los nuevos miembros del CGPJ abogan por la neutralidad de sus cargos

Los magistrados elegidos para la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) se pronunciaron sobre el trabajo que desempeñarán a partir de ahora. En líneas generales, el grueso de ellos abogó por separar su función en el CGPJ del partido político que les ha propuesto. De hecho, Miguel Collado Nuño incidió en que "los ciudadanos deben saber que somos jueces y no políticos", mientras Fernando de Rosa consideró que "todos los jueces deben sentirse representados" porque "independientemente" de que pertenezcan a diversas asociaciones, "se trata de "compañeros que están trabajando". En la misma línea, Manuel Torres Vela, insistió en la necesidad de huir de que las "votaciones, decisiones o deliberaciones se identifiquen con un grupo político determinado y que se defiendan posturas no de los propios jueces sino de los partidos políticos".

Un "análisis simple". Esta es la lectura de aquellos que identifican los nuevos nombramientos del CGPJ, según el magistrado de la Audiencia Provincial de Barcelona y uno de los nuevos 20 miembros del Consejo, Miguel Collado Nuño (propuesto por el PP). De hecho, defendió la neutralidad de "al menos el ámbito" que él conoce porque "los ciudadanos deben saber que somos jueces y no políticos". No obstante, admitió que "hay personas en el Consejo que han ocupado cargos de responsabilidad política en el pasado. Aun así, no se puede hacer un análisis con carácter general". Así, para Collado, el único perfil político del nuevo órgano se refiere al hecho de que los cargos son propuestos por los grupos políticos "como no puede ser de otra manera".

Asimismo, se refirió al consenso logrado por PP y PSOE después de dos años sin alcanzar acuerdo, algo que supone un "motivo de satisfacción". Por otra parte, apuntó la necesidad de ser reconocidos por la gente puesto que "en muchas ocasiones no se atiende su trabajo con la relevancia que se merece".

Por su parte, el consejero de Justicia de la Generalitat Valenciana, Fernando de Rosa (propuesto por el PP), se comprometió a trabajar en el CGPJ para que "no haya ningún caso atrasado en esta Comunidad, para que en todos los órganos judiciales que lo necesiten hay refuerzo, por la modernización de la justicia y para que todas las cuestiones que afecten a la Comunidad Valenciana y a toda España tengan la mejor disposición posible". En respuesta a las preguntas de los medios tras la presentación de una iniciativa para dotar a los edificios judiciales de equipos para asistencia cardiorrespiratoria, De Rosa insistió en que el hecho de que "un asunto se retrase" le preocupa porque significa que detrás de ello "hay un ciudadano con problemas".

Por ello, consideró que "todos los jueces deben sentirse representados" porque "independientemente" de que pertenezcan a diversas asociaciones, se trata de "compañeros que están trabajando". En este sentido, expresó su deseo de "estar a la altura de las circunstancias" al tiempo que garantizó que "donde esté" trabajará "por la Comunidad Valenciana y por la Justicia", porque son, según dijo, junto a su familia, sus "tres grandes amores".

Así, el presidente del PP, Mariano Rajoy, manifestó su confianza en que los jueces propuestos son personas "capaces" y que "desarrollarán su labor en beneficio del interés general". De esta forma, declaró que lo único que pide al CGPJ es que actúe con "independencia" y "con arreglo a la ley".

Sin representación de IU

Mientras tanto, el magistrado Manuel Torres Vela, elegido por el PSOE, aseguró que "el Consejo es un órgano político por propia naturaleza, pero lo que hay que conseguir es que no sea partidista", para lo que abogó porque el método de trabajo sea "el diálogo, el consenso y el acuerdo". Así, indicó que la función primordial de los nuevos jueces es "defender la independencia de jueces y magistrados". Por ello, abogó por huir de que las votaciones, decisiones o deliberaciones "se identifiquen con un grupo político determinado y que se defiendan posturas no de los propios jueces sino de los partidos políticos".

Por su parte, Manuel Almenar, presidente de la Audiencia Provincial de Pontevedra y que ha sido propuesto por el PP, consideró que su trabajo en el CGPJ es un "paréntesis de cinco años", pues después volverá a Galicia, donde tiene su plaza de magistrado. En esta ocasión, Almenar también defendió la independencia de los jueces, alegando que no cree que "los partidos políticos intenten convertir a los vocales en correas de transmisión, ni que los vocales asuman ser simplemente una larga mano de los políticos".

El coordinador regional de IU en Castilla-La Mancha, Cayo Lara, lamentó "profundamente" que "la tercera fuerza política de España no tenga representación en la renovación del Tribunal General del Poder Judicial". En rueda de prensa, criticó "que se haya hecho un pacto para pactar el número de miembros del CGPJ y para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estados, entre otras consideraciones".

Etiquetas