Nacional
Suscríbete

CONFLICTO CON MARRUECOS

Los activistas canarios denunciarán a la Policía marroquí

Zapatero rechaza valorar lo sucedido y Moratinos pide "información" a Marruecos por las agresiones.

Los catorce activistas canarios que fueron retenidos este fin de semana en El Aaiún como consecuencia de una manifestación pacífica en favor de los derechos del pueblo saharaui, denunciarán a la Policía marroquí por las agresiones sufridas y presentarán un parte de lesiones como prueba de los hechos. Así lo puso de manifiesto la activista e integrante de SaharAcciones, Carmen Roger, a su llegada al aeropuerto Tenerife Norte, donde fue recibida junto al resto de sus compañeros por un centenar de personas con gritos de apoyo a la causa saharaui. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha rechazado entrar a valorar lo sucedido a falta de las "explicaciones" que el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel ngel Moratinos, ha pedido a Rabat.

En declaraciones a los medios, la activista anunció que presentará una denuncia contra la Policía marroquí una vez acuda a un centro hospitalario de la isla para ser sometida a un reconocimiento médico y obtener el correspondiente parte de lesiones que será presentado ante la Policía Nacional, mientras que han dejado en manos de sus abogados la posibilidad de acudir a los juzgados.

Carmen Roger relató que las agresiones se produjeron a raíz de "una concentración pacífica" que convocaron en una parte de la ciudad, donde mostraron "unas camisetas, una pancarta y una bandera del Sáhara, que fue lo que despertó el odio por parte de los policías de paisano". "Fue entonces cuando los agentes comenzaron a propinarnos puñetazos y patadas cuando ya estábamos en el suelo. Eran golpes estudiados porque sabían dónde nos daban", contó Roger.

Tras las agresiones, once activistas fueron llevados a comisaría donde, según Carmen Roger, el trato fue como "el de cualquier comisaría de un país poco avanzado". "Te molestan psicológicamente, pero el trato fue correcto desde que entramos allí", apostilló.

Según narró la integrante de SaharAcciones, los once activistas permanecieron en comisaría hasta ocho horas, desde las 19.30 hasta las 3.00 horas. A lo largo de todo ese tiempo los fueron soltando "de dos en dos", siendo Carmen Roger la última en salir tras haber solicitado que la llevasen a un hospital al pedir asistencia médica, y si bien la doctora que le atendió le dio una receta médica para tratar sus heridas, los policías "se quedaron con ella", por lo que al día siguiente tuvo que ir a un médico privado.

Asimismo, los activistas canarios hicieron un escrito para denunciar las agresiones, pero los policías marroquíes "no la recogieron", de ahí que hayan decidido presentar una nueva denuncia ante la Policía española.

"Solo una anécdota" en comparación con los saharauis

Por su parte, Gonzalo Rodríguez y Esperanza Jorge, dos de los once activistas canarios retenidos por la policía marroquí, incidieron en que la represión que padecieron es "ínfima" en comparación con "la permanente agresión que vive el pueblo saharaui en los territorios ocupados".

Por todo ello, exigieron desde SaharAcciones que el Estado español "deje de ser partícipe de la expoliación de los recursos naturales del Sáhara" y que "dé paso ya a la descolonización del Sáhara Occidental". Igualmente, exigieron a Francia que "levante el veto que impide que se vea el pisoteo de los derechos humanos que sufre el pueblo saharaui en los territorios ocupados".

Zapatero defiende las "buenas relaciones"

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha rechazado este lunes entrar a valorar lo sucedido en El Aaiún a falta de las "explicaciones" que se han pedido a Rabat si bien dijo que el Ejecutivo "ha expresado su preocupación" por estos hechos.

Desde Shangai, donde ha asistido al Día de España en la Expo, el presidente del Gobierno indicó en rueda de prensa que el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Angel Moratinos, ha pedido a su 'número dos' que "recabe la información y las explicaciones oportunas al Gobierno de Marruecos sobre las circunstancias que se han producido".

"Estamos a la espera de que nos trasladen una explicación y una información adecuada", ha añadido Zapatero, que ha considerado que "lo lógico" es esperar a que esto ocurra y no hacer "una valoración anticipada". "El Gobierno y el Ministerio de Exteriores ya ha expresado su preocupación", ha puntualizado el jefe del Ejecutivo.

Así las cosas, preguntado sobre si esto podría afectar a las relaciones con Marruecos, Zapatero ha subrayado que "es un principio esencial de la política exterior" de su Gobierno el "mantener una buena relación con un país vecino como Marruecos con el que compartimos muchos intereses" y con el que "están en juego" temas fundamentales como la seguridad, la estabilidad y también económicos.

"A cada situación de dificultad le ponemos la dosis adecuada de diplomacia, firme, pero diplomacia inteligente y sensata", ha puntualizado, asegurando que su Gobierno no a va "caminar por otro derrotero".

Moratinos pide información a Rabat

Desde Exteriores se ha informado de que Moratinos habló el domingo por la tarde con su homólogo marroquí, Taieb Fassi Fihri, a quien pidió "información" por lo que había sucedido con los activistas españoles. La mañana del lunes, se produjo una nueva llamada al Gobierno marroquí para abordar este caso, en esta ocasión fue el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Juan Pablo De Laiglesia, quien conversó con el secretario general del Ministerio de Exteriores alauí, Youssef Amrani.

Está previsto que De Laiglesia realice próximamente una visita a Marruecos, prevista desde antes de la crisis en la frontera de Melilla y Moratinos también anunció que viajará en las próximas semanas a Rabat para encontrarse con Fassi Fihri, sin que por el momento, según las fuentes consultadas, se haya fijado la fecha para ninguna de las dos visitas.

Igualmente está pendiente el encuentro anunciado entre el Rey Don Juan Carlos y el monarca Mohamed VI durante la conversación telefónica que ambos mantuvieron para rebajar la tensión hace dos semanas.

Desde Exteriores se insiste en que se ha hecho "todo lo posible" para ayudar a los activistas españoles y se envió inmediatamente a un funcionario de la Embajada en Rabat para prestarles asistencia. Este funcionario, explican las fuentes, les estuvo acompañando "en todo momento" hasta que tomaron la noche del domingo el barco en el que han llegado este lunes a Las Palmas de Gran Canaria y les sirvió "de intérprete en la comisaría". Asimismo, se encargó de gestionar un salvoconducto a uno de ellos, que había perdido su pasaporte, para que pudiera abandonar Marruecos.

Etiquetas