Despliega el menú
Nacional
Suscríbete
última HORA horaAragón confirma 51 contagios, veinte más que hace siete días antesAragón confirma 41 contagios, 11 menos, sin fallecidos

ETA

La Policía no logra identificar a la mujer que leyó la carta de De Juana

Los agentes remiten a la Audiencia su informe sobre el homenaje al ex jefe del comando Madrid en San Sebastián tras salir de prisión. La mayoría de los presos de la banda apuesta por dejar la violencia

La Policía Nacional entregó ayer en la Audiencia Nacional el informe elaborado por los servicios de Información sobre el homenaje que el pasado sábado simpatizantes de ETA tributaron en San Sebastián al ex preso de la banda Iñaki De Juana Chaos a su llegada al País Vasco tras cumplir una pena de 21 años por 25 asesinatos y amenazas terroristas.

La Audiencia decidió el lunes investigar ese acto, al que no acudió De Juana, pero en el que una mujer leyó una carta suya en la que el ex jefe del comando Madrid ensalzaba al ex dirigente de ETA Txomin y a los etarras presos, e instaba a todos los congregados a seguir la "lucha".

El escrito enviado al juez no identifica a la mujer que se encargó de leer la misiva en la calle de Juan de Bilbao de la Parte Vieja donostiarra ante medio millar de personas reunidas bajo unos grandes carteles de bienvenida a De Juana, decorados con el logotipo de Askatasuna.

Simpatizantes aberzales cerraron los extremos de esa estrecha calle con pancartas que reclamaban el regreso a Euskadi de los presos de ETA e impidieron la entrada al lugar a peatones y periodistas, y la toma de imágenes. Precisamente la identidad de la mujer que leyó la carta era uno de los datos que el titular del juzgado Central de instrucción número 6, Pablo Ruz, pidió a la Policía.

Las diligencias fueron iniciadas por el juez Ruz tras apreciar indicios de un delito de enaltecimiento del terrorismo o humillación a las víctimas, que el Código Penal castiga con penas de cárcel de uno a dos años. El magistrado dictó una providencia en la que ordenaba a la Policía, la Guardia Civil y la Ertzaintza que elaborasen y le remitiesen con la "mayor brevedad" informes detallados sobre lo ocurrido y también sobre la autoría y el contenido de la misiva atribuida a De Juana.

Traslado a la fiscalía

El informe de la Policía llegó ayer por la mañana al despacho del juez Eloy Velasco, que sustituyó el día anterior a Ruz. El magistrado dio traslado del escrito a la fiscalía para que, a su vez, diga en un informe si, a la luz de los hechos que expone la Policía, considera que De Juana cometió algún delito o solicite la práctica de alguna diligencia, como el interrogatorio del sospechoso.

El juez Velasco aguarda ahora a que la Guardia Civil y la Policía vasca remitan sus informes. Fuentes jurídicas consideran que es probable que la Audiencia no adopte ninguna decisión hasta conocer esos dos escritos. El magistrado también pidió a la Policía que investigue quiénes fueron los organizadores del acto, las banderas y símbolos exhibidos y las expresiones o vítores que profirieron los concentrados.

La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, dijo ayer que al Ejecutivo "no le gusta" que haya en el País Vasco una manifestación a favor de De Juana Chaos. Sin embargo, precisó que es a la administración vasca a la que le corresponde permitirla o no. De la Vega se refirió así al acto convocado por la izquierda aberzale para hoy en San Sebastián en homenaje al etarra.

Por otro lado, el juez Garzón ha imputado delitos de terrorismo y tenencia y depósito de armas y explosivos al ex dirigente etarra Juan Antonio Olarra Guridi por su vinculación con el comando que asesinó al catedrático y presidente del Tribunal Constitucional, Francisco Tomás y Valiente.

También se supo ayer que la mayoría de los presos de ETA apuesta por dejar definitivamente la violencia y comenzar a negociar su salida de la cárcel, tal y como revela un sondeo que la propia dirección de la banda ha realizado entre los reclusos, según fuentes de la investigación. La vuelta a la violencia de ETA ha propiciado este sondeo entre los casi 600 presos que están repartidos por 53 cárceles.

Pulsera localizadora

Por otra parte, la Ertzaintza solicitó a la Audiencia sustituir a los agentes que custodian al preso de ETA Mikel Ibáñez, en prisión provisional atenuada en su domicilio al padecer cáncer, por una pulsera localizadora. El objetivo es reducir el riesgo de los agentes que le vigilan de sufrir un atentado.

Además, familiares y amigos del empresario José María Korta, asesinado el 8 de agosto de 2000, se concentraron ayer en Zumaya (Guipúzcoa) para recordar al que fuera presidente de la patronal guipuzcoana Adegi.

Etiquetas