Despliega el menú
Nacional

ETA

La Policía francesa detiene en París al terrorista Iker Esparza Ortega

La Policía francesa detuvo la madrugada del domingo al lunes a Iker Esparza Ortega, presunto miembro de ETA que iba armado y conducía un coche robado y con matrículas falsas. El ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, afirmó desde Bruselas que Esparza "tenía responsabilidades, no era un etarra irrelevante y era conocido por las Fuerzas de Seguridad españolas".

La Policía francesa detuvo la pasada madrugada en París al presunto miembro de ETA Iker Esparza Ortega, con antecedentes por 'kale borroka', según fuentes de la lucha antiterrorista. El detenido tenía en su poder varios juegos falsos de documentación, un revólver y un pen-drive. La detención respondió a los movimientos sospechosos que detectaron agentes franceses, dando el alto al etarra, quien intentó huir. Tras una breve persecución, los policías lograron arrestarle.

El ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, afirmó durante la tarde de la jornada de este lunes en Bruselas, donde acudió al consejo del JAI, que Iker Esparza "tenía responsabilidades, no era un etarra irrelevante y era conocido de las Fuerzas de Seguridad Españolas".

La detención de Esparza se produjo este lunes a las 4.25 en un semáforo de la calle Marbeuf, próxima a los Campos Elíseos, después de que la policía comenzase a seguirle después de que el supuesto etarra evitase un control policial llevado a cabo en Boulogne-Billancourt, en la periferia suroeste de París. En el momento de su arresto tiró el revólver que portaba y dijo que era miembro de ETA. La investigación está en manos de la Subdirección Antiterrorista (SDAT) de la Fiscalía de París.

Iker Esparza Ortega huyó de Pamplona, su ciudad natal, hace dos años, según consta en los archivos de los Servicios de Información. El Cuerpo Nacional de Policía le detuvo el 19 de octubre de 1999 por integrar un 'grupo Y' de violencia callejera, pero el Juzgado Central de Instrucción número 5 le dejó en libertad, bajo fianza de 200.000 pesetas, por sufrir una enfermedad.

Aparato de falsificación

Tras su detención, la policía investiga la posible vinculación de Iker Esparza Ortega con el aparato de falsificación de la banda. Hasta ahora sólo se habían practicado dos arrestos en la capital francesa desde el final de la tregua, ambos vinculados a la falsificación de documentos. La última fue la del jefe de ese aparato, Ekaitz Sirvent, arrestado en la estación de tren el 10 de abril pasado. Sirvent había salido de Toulouse ese mismo día y acudía a París, presumiblemente, a reunirse con alguien. En su poder se halló un ordenador portátil, diez lápices de memoria USB, tres discos duros externos y una treintena de CD-Rom.

Además, otro jefe de falsificación, Iker Beristain, fue detenido el 3 de julio de 2007 en los alrededores de París a bordo de una furgoneta cargada con enseres cuando intentaba mudarse, de noche y precipitadamente, junto al también etarra Liher Rodríguez. Las de Beristain, Sirven e Iker Esparza son las detenciones practicadas más al norte del país desde el último alto el fuego declarado por ETA y roto formalmente en junio de 2007.

Etiquetas