Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

JUICIO POR EL CASO MARI LUZ

La mujer de Santiago del Valle acusa a su cuñada

Isabel García ha declarado como testigo en el juicio del Caso Mari Luz y ha definido a Santiago como «un marido normal y un padre excelente».

Isabel García durante el juicio
La mujer de Santiago del Valle acusa a su cuñada
EFE

La niña, según esa versión, se resbaló, cayó por las escaleras y quedó inconsciente, tras lo que Rosa la metió en un carrito de la compra y la trasladó en coche hasta la ría de Huelva. Allí, Mari Luz volvió en sí, tras lo que la golpeó y la tiró a la ría, donde se ahogó.

La mujer de Santiago del Valle ha indicado que minutos después de que su cuñada le revelara el crimen, lo negó todo ante su hermano, y ha asegurado que desde ese día ha vivido «un calvario» y ha tenido «muchos remordimientos guardando ese secreto».

Asimismo, ha señalado que cree que Rosa del Valle le contó a ella su secreto y no a su marido porque «sabía que yo estoy mal de los nervios y pensaba que un secreto como ese no lo contaría nunca».

Isabel García estuvo en principio imputada en el caso, aunque la Audiencia Provincial estimó a finales de octubre de 2009 el recurso contra el auto de procesamiento por un delito de encubrimiento, lo que se tradujo en el archivo del procedimiento abierto contra ella.

Mintió a la Policía

En este sentido, ha precisado que no lo hizo en sus declaraciones ante la Policía Nacional, en Cuenca, ni ante el Juzgado de Instrucción número 1 de Huelva porque estaba «traumatizada» y se le quedó «la mente en blanco».

En esas declaraciones sí aportó datos que podían inculpar a su marido, sobre los que hoy ha asegurado que se los inventó y ha pedido perdón por ello.

Durante su testimonio, también ha narrado cómo el 13 de enero de 2008, día en que desapareció Mari Luz, ella y su esposo estuvieron paseando por la ciudad desde las 17:00 hasta las 19:00 horas y que no fue hasta que llegaron de nuevo a su domicilio cuando se enteraron de lo sucedido.

Además, ha insistido en que la actitud de su marido fue de «tranquilidad» en todo momento, tanto ese día como después cuando estuvieron en Granada y en Madrid e incluso el mismo día de la detención en la estación de autobuses de Pajaroncillo.

No así la de su cuñada, a la que notó «intranquila y nerviosa» tanto el 13 de enero como el 25 de marzo, cuando los detuvieron.

Cuando llevaba algo más de una hora la declaración se ha suspendido, por unos 10 minutos, porque la testigo se ha derrumbado, se ha puesto a llorar y ha sufrido un ataque de ansiedad.

Una vez reanudada la declaración ha insistido en culpar a Rosa del Valle de todo lo sucedido y en exculpar a su marido.

A preguntas de Manuel Domínguez, abogado de Rosa del Valle, ha negado que se estuviera inventando lo declarado hoy, aunque ha reconocido que no vivió en primera persona lo que le pasó a la niña.

Etiquetas