Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

MEMORIA HISTÓRICA

La Iglesia defiende una "sepultura digna" para las víctimas de los dos bandos de la Guerra Civil

Los obispos están dispuestos a colaborar "de modo pleno" con Garzón y recuerdan que los archivos de las parroquias son públicos

La Iglesia desea que se respete el derecho de todas las personas a saber dónde se encuentran sus seres queridos asesinados o fallecidos durante la Guerra Civil "en todos los bandos y campos".

Así lo expresó este viernes el portavoz de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, quien mostró la disposición de los obispos a colaborar "de modo pleno" con el juez Garzón en su petición de información para la elaboración de un censo de fallecidos durante la contienda. Una investigación que no debe servir "para favorecer enfrentamientos ideológicos", subrayó.

"Las personas de todos los ámbitos, de los tristes frentes de la contienda, deben hacer todo lo que puedan para dar una sepultura digna a sus seres queridos. Eso, por supuesto", remachó el portavoz de los prelados tras la reunión de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal reunida esta semana. En este sentido insistió en que la Guerra Civil se sufrió "en todos los bandos", por lo que la iniciativa debe hacerse efectiva a las dos partes contendientes y recordó que "algunos beatificados como mártires no se sabe dónde están enterrados".

Martínez Camino resaltó que la Conferencia Episcopal está firmemente dispuesta a colaborar con los requerimientos del juez Baltasar Garzón si éstos llegan a las diócesis y parroquias pertinentes, situación que de momento no se ha producido, matizó.

"El ánimo de colaboración de la Iglesia con la justicia es absoluto y pleno", aunque enfatizó que siempre "ateniéndose a la ley y dentro de sus competencias". "No hemos recibido ningún requerimiento. Cuando se produzca, se estudiará y se responderá".

Archivos públicos

Al hilo de la iniciativa adoptada por el juez de la Audiencia Nacional, el portavoz de los obispos recordó que los archivos de las parroquias "son públicos", como lo demuestra que todo el mundo puede acceder a solicitar partidas de nacimiento y defunción.

Aclaró, además, que "la parte histórica" también está abierta a todos los investigadores que quieran acudir, aunque especificó que esta condición de "públicas" están sujetas a unas reglamentaciones.

"Podemos decir que son accesibles para las personas que, con una causa justa, piden datos de sus archivos".

El obispo auxiliar de Madrid ahondó en las palabras pronunciadas dos días antes por el presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco Varela, en relación con la Ley de Memoria Histórica y precisó que, sobre este asunto, no hay un pronunciamiento oficial de la Iglesia, aunque una instrucción pastoral de 2006 recoge algunas orientaciones generales que pueden servir de elemento como opinión formada de los obispos. En ella, recordó, se realiza una exhortación para que "no se ponga en peligro la reconciliación lograda a lo largo del proceso democrático entre las diversas ideologías". Si la Ley de Memoria Histórica "pudiera poner en peligro la reconciliación, entonces tendríamos que decir que es innecesaria".

"Ciudadanía sí, pero no así"

El portavoz de los obispos siguió la senda marcada por Rouco sobre la controvertida asignatura de Educación para la Ciudadanía, si bien fue más contundente. "Ciudadanía sí, pero no así", dijo a la hora de resumir la postura oficial de la Iglesia frente a esta materia escolar de nuevo cuño. Manifestó que la asignatura se está impartiendo en los colegios católicos por "imperativo legal", aunque "algunos colegios han optado por no darla, y es una opción también". A su juicio, el decreto gubernamental que desarrolla esta asignatura es, "por su mera existencia, contrario al fin de la Iglesia".

Tal como está desarrollada la materia escolar se ha convertido, dijo Camino, en "una formación estatal obligatoria de las conciencias", algo que va contra los derechos fundamentales de los padres y de los ciudadanos a elegir la formación moral que desean para sus hijos. "El Estado impone una formación moral estatal de las conciencias que no se puede imponer a nadie, ni siquiera lo puede hacer la Iglesia", aseveró.

La CCX reunión de la Comisión Permanente centró sus trabajos en preparar la Asamblea Plenaria del próximo mes de noviembre que elegirá, entre las cuatro propuestas presentadas, la sede que organizará el Congreso Eucarístico Nacional en el año 2010. Las diócesis candidatas son Barcelona, Granada, Lugo y Toledo. Los congresos eucarísticos son una manifestación del culto a Cristo en la Eucaristía. Una Iglesia local invita a otras para profundizar conjuntamente en el misterio eucarístico y de sus trabajos se derivan fines prácticos que luego se llevarán a cabo en las diferentes diócesis. El del año 2010 será el décimo Congreso Eucarístico Nacional que se celebre en España. El último tuvo lugar en Santiago de Compostela en 1999, con motivo del Jubileo del año 2000.

Etiquetas