Nacional
Suscríbete por 1€

RELIGIÓN Y ESTADO

La Iglesia considera "discriminatorio" que los crucifijos se limiten a lo privado

"Nos parece triste que se quiera recluir al crucifijo a los ámbitos puramente privados. No es justo y es discriminatorio". Así se pronunció ayer el obispo auxiliar de Madrid y portavoz de Conferencia Episcopal Española (CEE), Juan Antonio Martínez Camino, a la hora de valorar la reciente sentencia dictada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en relación con la demanda de una mujer italiana. La Cámara de Estrasburgo dictaminó que la presencia del crucifijo en las escuelas públicas supone una violación de la libertad de los padres de educar a sus hijos según sus propias convicciones y un atentado contra la libertad religiosa de los alumnos.

Martínez Camino lamentó una sentencia que les parece "poco constructiva para el futuro de Europa". Reseñó que el crucifijo es un símbolo del cristianismo pero, al mismo tiempo, "de respeto a la dignidad de la persona humana y de su situación, sea pobre o rico, débil o fuerte, joven o anciano, sea de la raza que sea". El también secretario general de la CEE desgranó que se trata de un símbolo "de distinción entre la Iglesia y el Estado". "El crucifijo -dijo- significa respeto a la autonomía del Estado por parte de la Iglesia, y viceversa".

En relación con el número de abortos registrado en 2008 en España, indicó que "ponen de relieve una situación dramática en nuestra sociedad, ya que más de 115.000 niños no han podido nacer porque se les ha violado su derecho a la vida. Es una situación lacerante para un país que es insolidario hasta ese punto con sus propios hijos". "Es una situación lamentable", añadió.

Por otro lado, respecto a la polémica por los crucifijos, Silvio Berlusconi, primer ministro italiano, subrayó que la sentencia no impedirá que sigan estos símbolos en las aulas de su país porque es "una decisión no vinculante".

Etiquetas