Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

TERRORISMO

La Fiscalía de París acusa a la dirección política de ETA de delitos penados con 30 años de prisión

'Thierry' y sus tres presuntos subordinados son perseguidos por asociación de malhechores y extorsión entre una decena de cargos.

Los cuatro presuntos dirigentes del aparato político de ETA detenidos el martes en Burdeos, incluido su supuesto jefe, Xabier López Peña 'Thierry', fueron acusados este sábado por la Fiscalía de París de delitos penados con 30 años de prisión en la legislación francesa. Los inculpados fueran encarcelados de madrugada a título preventivo en prisiones de la capital francesa a petición del Ministerio Público.

Xabier López, Ainhoa Ozaeta, Igor Suberbiola y Jon Salaberria fueron trasladados por la tarde al Palacio de Justicia de París desde los locales de la Subdirección Antiterrorista (SDAT) de la Dirección Central de la Policía Judicial en Levallois-Perret, localidad limítrofe con París. También fue presentado en los juzgados antiterroristas el poeta francés Fred Fort, de 75 años, acusado de encubrimiento por haber alquilado la vivienda que albergaba la oficina política desmantelada en Burdeos.

Tras un minucioso análisis de los elementos incriminatorios reunidos en las diligencias previas, la Fiscalía de París abrió un sumario por asociación de malhechores con fines terroristas y otros cargos de índole criminal. Si la calificación de los delitos se confirma al cabo de la instrucción, encargada a los jueces antiterroristas Laurence Le Vert e Yves Jannier, los imputados serán juzgados en su día sin jurado popular por un tribunal formado exclusivamente por magistrados antiterroristas.

Entre la decena de infracciones contempladas por la acusación figura la extorsión de fondos en banda organizada por estimar que el dinero confiscado, más de mil euros en efectivo, procede del cobro del 'impuesto revolucionario'. También se les acusa de tenencia ilícita de armas y municiones por las cinco pistolas automáticas con sus correspondientes cargadores halladas en su posesión.

Además los arrestados en Burdeos deberán rendir cuentas por receptación de robos con o sin arma en banda organizada, uso de falsas placas de matrícula, tenencia de varios documentos de identidad falsificados y receptación de escrituras privadas ficticias. Por último se les recrimina la tenencia o transporte de sustancias o productos incendiarios o explosivos así como de elementos destinados a entrar en la composición de artefactos para atentar contra las personas.

Tras una primera comparecencia ante los jueces instructores, los acusados, que contaron con la defensa de sus abogados, iban a ser presentados posteriormente ante el denominado 'juez de las libertades y la detención'. Este magistrado es el encargado de pronunciarse sobre la peticiones de libertad provisional y prisión preventiva formuladas por las partes.

La incoación de una causa en París va contra el deseo expresado esta semana por un portavoz de la Fiscalía de la Audiencia Nacional de que se produjera una renuncia a su jurisdicción por parte de Francia. Esta iniciativa, que requiere el concurso de circunstancia extraordinarias ausentes en este caso, habría permitido una rápida entrega de los detenidos a las autoridades españolas para ser juzgados también por los delitos imputados en suelo galo.

Además existe el obstáculo añadido de que sobre Xabier López e Igor Suberbiola obran condenas en rebeldía a ocho y dos años de prisión, respectivamente, pronunciadas por tribunales de París que los afectados pueden optar por aceptar para eliminar todo riesgo de envío a España. El cumplimiento de una pena en el otro país al amparo de los convenios bilaterales está condicionado al consentimiento expreso del condenado, requisito improbable en este supuesto.

Etiquetas