Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

FILTRACIONES

La Embajada de EE. UU. narró a Washington las luchas de poder en el seno del PP

Wikileaks desvela las dudas de Aznar sobre Rajoy y el interés estadounidense por la falta de carisma del jefe de la oposición.

Mariano Rajoy y José María Aznar, durante una comparecencia ante los medios de comunicación en marzo de 2006.
La generación del ¿aznarismo¿ sigue disputando la sucesión a Rajoy
NARANJO/EFE

Mariano Rajoy aparece en 129 de los 3.620 cables enviados por la Embajada de Estados Unidos en España a Washington entre 2004 y 2010. Este material, desvelado por Wikileaks, muestra un exacerbado interés de las autoridades estadounidenses por el jefe de la oposición.

Los diplomáticos narran, con todo lujo de detalles, las luchas de poder en el PP, que se acentuaron en 2008 tras la segunda derrota de Rajoy frente a Zapatero. Así, la embajada transmitió a Washington sus dudas sobre Rajoy por ser un líder "sin carisma". Este argumento lo defendían, en público y en privado, antes del Congreso de Valencia de junio de 2008 tanto los socialistas como algunos líderes y lideresas del PP. Hoy por hoy ese debate ya no existe. Si se ha disipado ha sido, en buena medida, por los éxitos electorales en Galicia, País Vasco y Cataluña y por las encuestas que vaticinan una victoria de Rajoy en las generales de 2012.

En uno de los cables se afirma textualmente: "Creemos que debe su longevidad en el cargo más que nada a la ausencia de un sucesor creíble dentro su partido". La embajada también envió a su país una reflexión de Alberto Ruiz Gallardón, tras el revés de 2008. "Rajoy es el líder porque no hay ninguna otra opción creíble. Esperanza Aguirre o yo podríamos intentar tomar el control del partido, pero a riesgo de partirlo por la mitad".

Otro de los cables hace referencia al caso de espionaje -destapado en 2008- en la Comunidad de Madrid. La reflexión del funcionario estadounidense es elocuente: "Es un serio lastre para Esperanza Aguirre, una 'hiperambiciosa' política que se ve a sí misma como la futura presidenta del Gobierno".

Más sorprendente es lo que cuenta Eduardo Aguirre, embajador de EE. UU. en Madrid, tras una cena con José María Aznar en 2007. El ex presidente comentó: "Si veo a España desesperada, quizá tendría que volver a la política".

Etiquetas