Despliega el menú
Nacional

URBANISMO SALVAJE

La construcción amenaza la mitad de los espacios costeros protegidos

Greenpeace denuncia que las zonas con más acoso son la Comunidad Valenciana, Andalucía y Canarias. La oenegé cataloga además 478 casos de corrupción urbanística

Centro comercial en plena playa del Inglés, en Maspalomas, Gran Canaria.
La construcción amenaza la mitad de los espacios costeros protegidos
P. GARCÍA/COLPISA

Greenpeace ha estudiado la situación de los 233 espacios costeros protegidos y el resultado es alarmante. Más de la mitad (120) están amenazados por la construcción desaforada tanto de casas como de grandes infraestructuras. La oenegé denunció ayer que ni siquiera estas zonas de especial relevancia están a salvo. La Comunidad Valenciana, Andalucía y Canarias son las regiones donde más preocupante es el acoso.

 

Esta situación ha hecho que se comience a hablar de 'parques de papel', ya que los acuerdos para su protección no sirven para nada. "Puede que la declaración de un espacio protegido les sirva a los políticos para ponerse medallas sobre su apuesta por salvar la costa. Pero cuando, años después, descubren que esa protección es incompatible con algún proyecto urbanístico, intentan saltarse la norma que ellos mismos elaboraron", comentó Pilar Marcos. La responsable de Costas en Greenpeace destacó además que en España hay 478 casos de corrupción urbanística, repartidos sobre todo en la Comunidad Valenciana (169), Andalucía (114) y Baleares (79); además, señaló que de las 625 personas imputadas, 289 son cargos públicos.

 

Asimismo, alertó que se prevé la construcción de 562.000 viviendas, 30 hoteles, 29 campos de golf y 25 polígonos industriales. "Murcia, por ejemplo, ha recortado el 64% del Parque Natural Cabo Cope-Calnegre (15.000 hectáreas) para tener el mayor complejo urbanístico de Europa", apuntó Marcos.

Cementerio de ladrillo

Los peores abusos se dan en la costa levantina. Andalucía tiene 18 zonas amenazadas y el peor ejemplo de destrucción de uno de los pocos parajes vírgenes que quedan en el Mediterráneo, el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar y donde se ha construido el hotel ilegal de El Algarrobico. Por su parte, la Comunidad Valenciana tiene diversos proyectos en 21 lugares protegidos, como el acoso urbanístico al Parque Natural de La Albufera donde municipios como El Saler, El Palmar o Sueca siguen asfixiando a este humedal. Eso a pesar de que hay más de 400.000 viviendas sin habitar en el Mediterráneo. "La costa se ha convertido en un cementerio de ladrillo", espetó Juan López de Uralde, director de Greenpeace España. Además, más de 400 localidades han sido expedientadas por la Unión Europea.

 

Cataluña tiene en el Delta del Ebro el más claro ejemplo de acoso urbanístico y de infraestructuras a un espacio supuestamente protegido, donde la Agencia Europea de Medio Ambiente ha considerado al Delta como un 'punto de alarma' por la contaminación de sus aguas debido a actividades industriales. Euskadi, por su parte, posee el porcentaje más bajo de costa protegida de todo el Estado.

Etiquetas