Despliega el menú
Nacional

TERRORISMO

La Audiencia Nacional juzga por otro delito terrorista al 'grapo' Martín Ponce, absuelto por el TS de asesinato

El fiscal pide para él seis años y medio por atracar un banco a mano armada con otros dos 'grapos' y apropiarse de más de 66.000 euros.

La Sección Cuarta de la Audiencia Nacional juzga este lunes por atracar un banco a mano armada al miembro de los GRAPO Marcos Martín Ponce, a quien el Tribunal Supremo absolvió de una condena de 30 años que le había impuesto la propia Audiencia Nacional por el asesinato al agente de Seguridad Ciudadana Francisco Javier Sanz Morales en noviembre de 2000.

El alto tribunal anuló este fallo al considerar determinante la ausencia en el juicio -que tuvo lugar en la Audiencia Nacional el 25 de julio de 2007- de una testigo directa de los hechos que en su día identificó fotográficamente "sin ningún género de dudas" al terrorista como autor del disparo que acabó con la vida del policía en Madrid. Esta mujer no fue localizada por la Policía Judicial para que diese su testimonio en la vista pese a tener el estatus de testigo protegido.

Pese a ello, Martín Ponce, detenido en Francia en 2002, permanece en prisión porque ya se dictó contra él una condena firme a 11 años de prisión por el atraco de una sucursal de La Caixa en Barcelona.

En la causa por la que vuelve a sentarse en el banquillo, se le acusa de haber participado el 21 de mayo de 1999 en el atraco de una sucursal del banco Caja Duero situada en la calle Cabildo del camino de Valladolid. Según el escrito de acusación provisional del fiscal, Martín Ponce perpetró el atraco provisto de armas de fuego junto a los también terroristas Israel Torralba Blanco y María ngeles Ruiz Villa.

La operación se saldó con el robo de 66.036,20 euros tras amenazar a tres empleados de la sucursal bancaria y dos clientes. Por ello, el Ministerio Público pide para él y Ruiz Villa una pena de seis años y medio de cárcel para cada uno al considerarles autores de un delito de terrorismo.

Explicaciones

En relación con la absolución por la muerte del Policía, la Audiencia Nacional indicó que el tribunal que condenó al 'grapo' intentó sin éxito hasta en cuatro ocasiones citar a la principal testigo de la acusación. Ante el fracaso de estas iniciativas, durante la vista se utilizó el testimonio prestado por esta mujer en el juicio contra otro miembro de esta organización, Israel Torralba, condenado en firme por participar en los mismos hechos.

La Audiencia Nacional explica, además, que cuando un testigo no comparece a una vista oral, el tribunal "no puede suspender el juicio si no se lo solicita alguien, acusación o defensa". Añade que si los magistrados intervinieran en este punto podría declararse el juicio nulo debido a la parcialidad del tribunal. "En el caso concreto ni la acusación ni la defensa pidieron la suspensión, por lo que el tribunal no podía acordarla", añade la Audiencia Nacional.

La incomparecencia de la testigo "no fue seguida de una diligente labor de indagación de las razones que hacían imposible" su presencia en el juicio, por lo que "se sustrajo la práctica del interrogatorio de las exigencias derivadas del principio de contradicción, contraviniendo así elementales exigencias del derecho de defensa y del derecho a un proceso con todas las garantías", añade el Supremo en su sentencia, de la que fue ponente el magistrado Manuel Marchena.

Etiquetas