Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

TABAQUISMO

Jiménez quiere que la ley antitabaco esté en marcha en 2011

La ministra relativiza las críticas del sector hostelero y dice que solo escuchó "alguna contestación".

La ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, afirmó ayer que confía en que la reforma de la ley antitabaco, que prohibirá fumar en todos los lugares públicos cerrados, esté en pleno funcionamiento en 2011. Asimismo, recordó que en estos momentos el Gobierno está negociando la ley con los diferentes grupos parlamentarios y se prevé que entre como proposición de ley en junio, con lo que podría quedar aprobada en otoño.

Así lo confirmó Jiménez en Palma de Mallorca, adonde acudió para clausurar el programa de Vacaciones de Imserso. Así, la titular de Sanidad resaltó que espera que después del verano la nueva ley antitabaco esté aprobada, de forma que el próximo año España empiece a aplicar las nuevas restricciones antitabaco. Unas medidas que, según dijo, la mayoría de países europeos ya tienen vigor. En este sentido, la ley eliminará todas las excepcionales para fumar y únicamente lo permitirá en instituciones penitenciarias, psiquiátricos y en habitaciones especialmente habilitadas en hoteles y hostales.

Respecto a su entrada en vigor, Jiménez puntualizó que la fecha concreta "puede ser modulada" en función del resultado de la negociación entre partidos, con el objeto de que cuente con el mayor consenso posible. La ministra señaló que el 75% de la población española es no fumadora, por lo que resaltó la importancia de ir buscando cada vez "más espacios sin humo". Asimismo, indicó que el humo del tabaco es el causante de más de 5.000 muertes al año.

La titular de Sanidad puntualizó que la reforma busca cumplir los objetivos que marca la propia ley, que fue aprobada hace cinco años, para aumentar los espacios públicos para no fumadores y reducir el humo ambiental.

Sobre la reacción del sector hostelero, que se verá afectado por las restricciones, la ministra dijo que no percibió un rechazo importante a la reforma, sino simplemente "alguna contestación, casi de inercia, como también pasó con la actual ley y como ha pasado en otros países". Asimismo, añadió que cuando el Gobierno toma una decisión tiene "evidentemente" en cuenta todos los elementos que se ven implicados y precisó, en esta línea, que no irían a "adoptar una decisión que supusiese un perjuicio para nadie".

Además, subrayó que normas similares se aprobaron en países como el Reino Unido, Italia, Irlanda, Francia, Siria, Turquía, México, Argentina, Chile o Uruguay y que "en ninguno de ellos ha pasado nada, no ha habido efecto negativo". De hecho, Jiménez consideró que las nuevas restricciones tendrán un "efecto muy positivo" en el turismo español, "puesto que cada vez más turistas buscan esos espacios libres de humo".

En referencia a los hosteleros que reformaron sus locales, la ministra afirmó que "pocos" lo llevaron a cabo, aunque reconoció el esfuerzo del 1% que sí lo hizo. La ministra agregó que estas reformas supusieron el desembolso de entre 8.000 y 12.000 euros y apostilló que, tras cinco años que lleva en vigor la ley, "ha habido ya una amortización suficiente".

Etiquetas