Nacional
Suscríbete

PARTIDO SOCIALISTA

Jiménez aceptará el reto de las primarias

La ministra anunciará hoy que competirá con Tomás Gómez por la candidatura del PSOE a la presidencia de Madrid. La ejecutiva del PSOE y el PSM coinciden en que los militantes tendrán ahora la última palabra.

Rodríguez Zapatero y Tomás Gómez en 2008, cuando este fue reelegido líder del PSOE madrileño.
Jiménez aceptará el reto de las primarias
EFE

La ministra de Sanidad Trinidad Jiménez anunciará hoy su intención de competir por la candidatura del PSOE a las elecciones autonómicas de Madrid. Jiménez interrumpirá sus vacaciones para comparecer a primera hora en la sede ministerial y comunicar su decisión.

El movimiento se produce después de que el secretario general del Partido Socialista de Madrid (PSM), Tomás Gómez, rechazara el pasado sábado en la Moncloa la propuesta de José Luis Rodríguez Zapatero para que no se presentara dada la mejor situación de la ministra en las encuestas. Zapatero y Gómez pactaron convocar primarias y que sean los 30.000 militantes del PSM quienes decidan el próximo 3 de octubre.

Fiel a su lealtad a Zapatero desde que este fuera elegido secretario general del PSOE hace diez años, Trinidad Jiménez ha vuelto a aceptar una nueva misión de su jefe. Ya lo hizo en las elecciones municipales de 2003 al ayuntamiento de Madrid, cuando era una desconocida en comparación con su contrincante, el actual alcalde Alberto Ruiz-Gallardón, con quien además comparte vínculos familiares.

Íntimos amigos

Ahora Trinidad Jiménez tendrá que luchar primero con un compañero de partido -"íntimo amigo", para más señas- y después, en caso de que los militantes le den su apoyo, con la presidenta de la comunidad Esperanza Aguirre.

Se trata de todo un reto político para Jiménez, quien se encontraba plácidamente en el Ministerio de Sanidad, donde su gestión era muy reconocida y agradaba hasta a los consejeros autonómicos de la oposición. No era de extrañar que las encuestas de valoración le fueran favorables pese al hundimiento generalizado de la imagen del Gobierno.

Este hecho no pasó inadvertido para la ejecutiva socialista que, con los datos internos en la mano, vio a la ministra en condiciones de disputarle la comunidad a Aguirre y desbancar al PP tras cuatro lustros en el poder. La operación fue orquestada por José Blanco, vicesecretario general del PSOE y ministro de Fomento, y Zapatero dio su consentimiento. Sin embargo, pocos creían que Tomás Gómez iba a vender tan cara su piel y oponerse frontalmente a la sugerencia de Ferraz. Su convencimiento era tal que después de dos horas de reunión con Zapatero el sábado por la noche logró imponer su criterio. Ganó su primera batalla: el derecho de ir a primarias.

Las voces de la ejecutiva socialista y del PSM que ayer salieron a la palestra coincidían en afirmar que las primarias era la solución "más democrática", ya que al final serán los militantes los que tendrán la última palabra. El ministro José Blanco alabó el mecanismo de las primarias para ofrecer a los afiliados el "mejor candidato", que genere las condiciones "para el cambio, porque estamos en condiciones de que se pueda producir", confió en un acto en Galicia. Blanco, no obstante, reconoció lo que ya han repetido compañeros de la dirección socialista, que con las encuestas internas en la mano Jiménez tiene más posibilidades que Gómez. "Yo no me manifiesto, solo interpreto lo que dicen las encuestas", recordó.

En la misma línea, los diputados y miembros de la ejecutiva del PSOE, Antonio Hernando y Elena Valenciano, alabaron la figura de Trinidad Jiménez. Valenciano dijo de ella que "siempre está dispuesta a echar una mano y a ponerse en el lugar que se le pide" y se mostró segura de que tendrá los apoyos y los avales suficientes frente a Gómez. Por su parte, Hernando la presentó como una "magnífica candidata para acabar con 20 años de la derecha en la comunidad de Madrid".

"Ha sudado la camiseta"

En lado opuesto, desde el PSM se analizó la convocatoria de primarias como un éxito de Tomás Gómez. La dirigente de la formación, Maru Menéndez, explicó que Gómez se había opuesto a la elección de Jiménez porque "no tenía sentido" y reveló que este le había propuesto a Zapatero incorporar a la ministra de Sanidad en sus listas y viceversa, pero al final no hubo acuerdo. Menéndez defendió el proyecto político de su candidato forjado en estos tres años de oposición a Esperanza Aguirre: "Ha sudado la camiseta y ha logrado desgastar a la presidenta de la comunidad", afirmó. Asimismo, dijo tener conocimiento de que hay una posición mayoritaria de apoyo a Gómez en el PSM , "por lo que no hay que tener temor ni al proceso ni al resultado".

Por su parte, Alberto Ruiz-Gallardón manifestó ayer, al ser preguntado sobre si el PSOE en Madrid repetirá el error de decantarse por un 'paracaidista' llegado a última hora, que "es un error que un político, cuando no ha gobernado, tire la toalla si pierde unas elecciones y, después de la experiencia, el PSOE no volverá a cometer ese error".

Etiquetas