Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

CATALUÑA

Investigan el posible suicidio de una familia holandesa afincada en Gerona

Encuentran en el río Fluvi los cadáveres del matrimonio. Horas antes fue hallado el hijo, autista, muerto con heridas de arma blanca.

Posible caso de suicidio familiar. Agentes de la Unidad subacuática de los Mossos d'Esquadra encontraron ayer en el río Fluvi los dos cadáveres de los padres del hombre hallado muerto en Nochebuena en una casa rural de Gerona. El hallazgo se produjo alrededor de las 15.30 a unos dos metros de profundidad y cerca de la presa de Esponell, la misma zona en la que horas antes hallaban el coche familiar.

El matrimonio, de unos 70 años, estaba formado por un hombre de nacionalidad holandesa y una mujer con nacionalidad holandesa y española. Su hijo, de 33 años y con problemas psíquicos, fue hallado la Nochebuena con heridas de arma blanca, por lo que no se descarta que fuera asesinado. El hombre no sería el padre biológico del joven, sino su padrastro. La pareja tendría además otro hijo que no vivía con ellos.

Fue otro matrimonio holandés, invitado de la familia en Nochebuena, quien encontró la dantesca escena en la casa rural, llamada Mas Cadavall y situada en el término de Seriny. Tras un reguero de sangre, hallaron el cuerpo sin vida del hombre en el cuarto de baño y diversas notas en las que la familia anunciaba su intención de quitarse la vida. Fueron ellos quienes alertaron a los Mossos.

El joven fallecido padecía una enfermedad mental que lo mantenía durante la semana ingresado en un centro de educación especial, mientras que los fines de semana los pasaba en casa de sus padres. En las inmediaciones del domicilio familiar se encontraron rastros de sangre, si bien se desconoce si la muerte del hijo se produjo por causas violentas.

Con una mochila llena de peso

Según informaciones de TV3 y Catalunya Informació, el matrimonio fue encontrado agarrado de la mano y cargando una mochila llena de peso.

Vecinos de la localidad señalaron que el matrimonio hacía vida "normal" en el pueblo y que estaban acostumbrados a ver a la madre paseando con su hijo, quien realizaba de vez en cuando trabajos de jardinería en el pueblo.

El joven padecía autismo, iba en silla de ruedas y vivía junto a sus padres en la casa Mas Cadavall dedicada al turismo. La familia Van Arkel regentaba la vivienda, que se encuentra en las afueras de Seriny, en un entorno natural junto al río Fluvi. La Policía catalana han decretado el secreto de sumario.

Etiquetas