Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

ETA

Interior traslada a la Tigresa al País Vasco

Idoia López Riaño, la terrorista más sanguinaria de ETA, está condenada a miles de años de cárcel por matar a 23 personas.Ha sido llevada de Granada a Nanclares tras haber roto con la banda terrorista.

López Riaño, en julio de 2004 en la Audiencia Nacional.
Interior traslada a la Tigresa al País Vasco
PACO CAMPOS/EFE

Alfredo Pérez Rubalcaba acaba de realizar el más arriesgado y polémico acercamiento de un preso de ETA desde que hace ya más de dos años iniciara los movimientos estratégicos de internos para dividir a la banda. En los últimos días, el Ministerio del Interior ha trasladado desde la cárcel granadina de Albolote al centro alavés de Nanclares de Oca a Idoia López Riaño, la 'Tigresa', la activista más sangrienta de la historia de la organización terrorista, con varios miles de años prisión y, al menos, 23 asesinatos a sus espaldas.

La Tigresa, hasta ahora una conocida irredenta, no ha sido oficialmente expulsada de ETA y su nombre aún aparece en los listados de reclusos de la organización del EPPK (Colectivo de Presos Políticos Vascos). De hecho, su nombre, hasta ahora, nunca se había barajado entre el centenar largo de etarras que ya han comunicado a Interior su decisión de escindirse de la organización.

Sin embargo, según explicaron responsables de la lucha antiterrorista, la pistolera desde hace varios meses asegura haber roto definitivamente con la banda, a la que ha hecho llegar de forma expresa su "renuncia de militancia". La terrorista, incluso, ha firmado la famosa carta de arrepentimiento que el Ministerio del Interior exige a los presos a los que acerca al País Vasco. Por eso ha sido llevada desde Granada, con una pequeña escala en el centro gallego de A Lama el pasado junio, hasta Nanclares, donde Instituciones Penitenciarias concentra a los presos más desligados de ETA, hasta el punto de haber pedido perdón a las víctimas y haber renunciado a la violencia.

Rubalcaba, incluso, aseguró la pasada semana que en la cárcel alavesa no hay un solo recluso etarra porque "todos los que están no están en ETA, han pedido perdón a las víctimas, han condenado la violencia, están pagando la responsabilidad civil y, por tanto, están pagando lo que deben a las víctimas".

Acompañada

Junto a la Tigresa, a esa misma cárcel donde oficialmente no hay presos de ETA ha sido traslado desde la prisión de Badajoz Joseba Arizmendi Oyartzabal, otro interno con delitos de sangre y condenado por el asesinato de Raúl Suárez en Guipúzcoa en 1991 y por el intento de homicidio de José Ignacio Lago, ese mismo año. Arizmendi también ha firmado la carta.

López Riaño y Arizmendi, a partir de ahora, compartirán prisión con algunos de los más conocidos disidentes de la banda, como Kepa Pikabea o José Luis Álvarez, 'Txelis'. Estos dos ex jefes de ETA, junto a otros cinco presos desvinculados de la organización, disfrutan desde hace un tiempo de permisos regulares de salida. Unos permisos, apuntaron fuentes penitenciarias, de los que "por el momento" no va a disfrutar la Tigresa habida cuenta de lo abultadísimo de su currículum criminal.

De confirmarse la ruptura definitiva de la Tigresa con la banda, sería el mayor éxito de Pérez Rubalcaba en la política antiterrorista penitenciaria, ya que hasta ahora ningún terrorista con un historial tan sanguinario se había unido a la disidencia, aunque sí varios ex cabecillas o activistas muy conocidos que ya están en Zuera, Villabona o Nanclares, tales como José Luis Urrusolo Sistiaga, Carmen Gisasola, Rafael Caride Simón, Francisco Múgica Garmendia -'Pakito'-, Felipe San Epifanio, Juan Luis Agirre Lete o Santiago Arrospide -'Santi Potros'-.

Este último, que desde marzo de 2009 está en la cárcel-laboratorio de Zuera, fue precisamente compañero de armas en el comando Madrid de la Tigresa. Ambos cometieron juntos el más sanguinario atentado de ese 'talde': la colocación de un coche-bomba en enero de 1986 en la plaza de la Republica Dominicana de Madrid con el que asesinaron a doce guardias civiles. La Tigresa fue condenada a 1.572 años de cárcel por aquella matanza, mientras que a Santi Potros le cayeron 1.920 años.

López Riaño, que en mayo de 2004 se casó en la cárcel con el también etarra Juan Ramón Rojo, fue extraditada por Francia el 9 de mayo de 2001. Desde que en 2006 fuera juzgada por sus causas pendientes, había estado siempre 'castigada' en penales especialmente alejados del País Vasco: primero en Puerto II (Cádiz), donde estuvo hasta marzo de 2006, luego en Badajoz, donde llegó en abril de ese año, para terminar en Granada, donde permanecía desde julio de 2007.

La terrorista supuestamente 'arrepentida' fue detenida en 1994 en Francia. Para entonces, ya estaba reclamada por catorce causas diferentes en la Audiencia Nacional. La Tigresa comenzó su carrera en 1984. Sus atentados más conocidos, además del de la plaza de la República Dominicana, son la colocación de un coche bomba contra un vehículo de la Guardia Civil en la calle de Príncipe de Vergara, que costó la vida a cinco agentes en abril de 1986; el asesinato frustrado del entonces presidente del CGPJ, Antonio Hernández Gil, en mayo de ese año; o los homicidios del teniente coronel Carlos Besteiro Pérez, del comandante Ricardo Sáenz de Ynestrillas Martínez, y del soldado conductor Santiago Casillas Martín, en Madrid, en junio de 1986.

Los dos acercamientos mencionados no han sido los únicos de los últimos días. Interior ha conducido a seis nuevos etarras a las otras dos cárceles-laboratorio donde congrega a los díscolos con la banda: tres a Villabona y otros tres a Zuera. A la cárcel asturiana han sido llevados Jose Etxebarria, Javier Moreno Ramajo y Olga Sanz Martin. A Zaragoza han sido acercados Asier Uribarri, Gorka Zulaika y Maitane Sagastume Arrieta.

Etiquetas