Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

ETA

Interior lleva a cabo este verano el mayor movimiento de presos de ETA desde el final de la tregua de 2007

El Ministerio del Interior ha llevado a cabo durante el verano que ahora termina el movimiento de presos de ETA más numeroso desde que la banda diera por terminada su última tregua, en junio de 2007. En tan sólo dos meses y medio, Instituciones Penitenciarias ha acercado a 15 terroristas, muchos de ellos de sangriento historial y condenados al ostracismo durante años en las cárceles andaluzas, a los centros del norte peninsular, donde el Gobierno concentra a los posibles díscolos y donde trata de alentar la disidencia. El departamento que dirige Alfredo Pérez Rubalcaba también ha ordenado seis alejamientos estratégicos de internos que siguen 'atados' a la disciplina de ETA.

El destino de trece de los quince terroristas acercados han sido las prisiones de Zuera, en Zaragoza, Villabona, en Asturias, A Lama, en Pontevedra, y la recién inaugurada Albocasser, en Castellón. Los dos últimos centros han sido incluidos en el programa de 'cárceles-laboratorio', donde Interior aparta a los internos que podrían romper con las órdenes de ETA, y del que ya formaban parte los centros de Aragón y el Principado.

Hasta Pontevedra han sido trasladados cuatro reclusos que llevaban años en centros de Andalucía y Extremadura. Se trata de Josu Arkauz, 'Josu de Mondragón', ex número dos de ETA y encarcelado hasta ahora en la cárcel gaditana de Puerto I; Felipe San Epifanio, 'Pipe', ex dirigente de HB, interno en Huelva; y los 'pistoleros' del 'comando Buruntza' Luis María Carrasco e Ibon Etxezarreta, presos en Almería y Badajoz, y acusados de haber participado en los asesinatos de Juan María Jáuregi, José María Korta, Santiago Oleaga y Mikel Uribe, entre otros.

Albocasser también se ha convertido en el nuevo destino de reclusos sometidos hasta ahora al máximo alejamiento. Al penal castellonense han sido llevados desde Puerto I Josu Amantes, 'Txirlas', ex responsable en los 90 de la infraestructura de ETA, e Iñaki Etxeberria, 'Mortadelo', crítico con la banda desde 1998 y condenado por dos asesinatos.

Gran apuesta

La apuesta del Ministerio del Interior por convertir a la cárcel de Zuera en el gran centro de la disidencia etarra ha sido reforzada en las últimas semanas. Por allí han pasado en diversos momentos de este año activistas tan destacados como Francisco Múgica, 'Pakito', Carmen Guisasola, José Luis Álvarez Santacristina, 'Txelis', Iñaki Pikabea, José Luis Urrusolo Sistiaga, José Ramón Martínez o Koldo Aparicio. A ellos se suman ahora Rafael Caride, ex miembro del comando Barcelona que perpetró la matanza de Hipercor e interno hasta ahora en Pontevedra; los ex militantes del 'comando Araba' en los 90 Aitor Bores e Iñaki Garcés, trasladados desde Murcia y Pontevedra tras haber dado muestras de su disensión con la doctrina oficial; Igor Martínez de Osaba, conductor de una furgoneta de la 'caravana de la muerte' con la que ETA pretendía perpetrar un macro-atentado en Madrid en la Navidad de 1999 y recluido hasta ahora en Pontevedra; y la ex dirigente de Batasuna Arantza Santesteban, antes presa en Palencia.

A Villabona, el cuarto centro de disidencia, han sido llevados Raúl Alonso, ex miembro del 'comando Matalaz' y asesino de un policía, y la ex dirigente de Batasuna Joana Regueiro.

La lista de acercamientos de este verano incluye el traslado desde León a Burgos de etarra Joseba Artola, y el traslado desde Salamanca a Logroño del ex portavoz de la coalición ilegalizada Joseba Álvarez, quien compartirá patio con el líder de la disidencia Iñaki Arakama Mendía,' Makario', quien también ha pasado por Zuera, y el ex miembro de la Mesa Nacional de Batasuna Juan José Petrikorena. Por el contrario, otro de los hombres fuertes de Batasuna, Pernando Barrena, se ha quedado como único inquilino de ETA y su entorno en la cárcel cántabra de El Dueso, tras el traslado de otros presos de la banda.

Más lejos

Los últimos movimientos de Interior para avivar la escisión este verano también han incluido seis alejamientos. El más notable ha sido el del ex disidente Joseba Etxezarreta, quien estaba en la cárcel pontevedresa de A Lama y ha sido desplazado a la cárcel de Puerto I, tras volver en apariencia a la disciplina de ETA que antes había rechazado. El ex dirigente de Gestoras-Pro Amnistía Gotzon Amaro, quien compartía cárcel con Barrena en Cantabria, ha sido alejado a Valladolid. Hasta Córdoba ha sido enviado Iñaki Alonso, integrante de los comandos Araba y Donosti, y que amenazó de muerte a los magistrados de la Audiencia Nacional que le juzgaron en 1997.

El ex dirigente de Batasuna Imanol Iparragirre, que se encontraba preso en la cárcel donostiarra de Martutene, ha sido alejado a Palencia. Naira Mallabia y Aiboa Casares, a su vez, han sido trasladadas a Coruña y Salamanca tras su paso por la cárcel-laboratorio de Villabona.

Etiquetas