Nacional
Suscríbete

NORMALIDAD EN MELILLA

Imbroda dice que el Gobierno le pide silencio

El presidente de Melilla, Juan José Imbroda, ha asegurado que la situación en la frontera entre esta comunidad autónoma y Marruecos "viene ocurriendo desde tiempo atrás" pero que el Gobierno nacional indicó "que era mejor no decir nada".

El camión que transporta alimentos entra en Melilla.
Melilla recupera el abastecimiento tras una jornada de bloqueo
EFE

El presidente de Melilla, Juan José Imbroda, ha asegurado que la situación en la frontera entre esta comunidad autónoma y Marruecos "viene ocurriendo desde tiempo atrás" pero que el Gobierno nacional indicó "que era mejor no decir nada". A su juicio, habría que combinar el diálogo con una posición de "firmeza" ante Rabat. Además, la Delegación del Gobierno de la ciudad autónoma ha informado de que los vehículos que transportan pescados, verduras y frutas procedentes de Marruecos entraron este jueves a la localidad "con normalidad".

"Esto ha salido a luz en los últimos 25 días pero ya venía ocurriendo desde atrás", ha explicado en declaraciones a COPE. Así, recuerda que las fuerzas y cuerpos de seguridad "han estado sufriendo provocaciones" pero la estrategia del Gobierno, en su opinión, es guardar silencio: "Todo el mundo estaba callado, y el Gobierno nacional decía que mejor nos calláramos", ha agregado.

Según Imbroda, la relación con Marruecos tiene que ser "de amistad a partes iguales" y no se debe permitir que "25 o 28 desalmados en una frontera internacional sean capaces de decir tú pasas o tú no pasas en las mismas barbas de la policía marroquí".

En cuanto a una posible continuidad del boicot en la frontera, ha puntualizado que si eso ocurre se engañaría "al rey Don Juan Carlos" y a España, por lo que espera que la conversación del rey español con Mohamed VI "haya servido para evitar este desaguisado que están planteando tan malamente".

No obstante, a través de un comunicado de prensa, la Administración central señala que los productos frescos que exportan a Melilla comerciantes marroquíes para su distribución en las plazas y establecimientos comerciales no han padecido ninguna presión en el puesto fronterizo de Beni-Enzar.

La treintena de activistas de los llamados 'Comité de Liberación de Ceuta y Melilla' y la 'Coordinadora de Asociaciones Civiles de Nador' no se han presentado en tierra de nadie de dicho puesto fronterizo y por tanto no han ejercido ninguna presión sobre los comerciantes marroquíes que viven de la venta de sus productos en la ciudad autónoma.

Las fuerzas policiales marroquíes tampoco han puesto impedimento alguno para el acceso de productos como pescados, mariscos, frutas y verduras, por lo que los distintos puestos de los mercados de Melilla han pasado de las estanterías vacías del jueves a presentar todo lleno de productos de la temporada.

Activados todos los elementos de diálogo

Por su parte, la secretaria de Política Internacional y Cooperación del PSOE, Elena Valenciano, ha asegurado que están activados "todos" los elementos de diálogo para solucionar el bloqueo a Melilla por parte de organizaciones civiles marroquíes y ha defendido que la "contundencia" no está reñida con mantener el diálogo con el reino alauí.

Valenciano ha calificado los incidentes en la frontera con Marruecos como "muy graves" y de "inaceptables" las agresiones a mujeres agentes de la Policía Nacional por ciudadanos marroquíes, pero ha rechazado hablar de crisis política, en declaraciones a Onda Cero recogidas por Europa Press.

"No es que no me guste llamarlo crisis, es que una crisis con Marruecos sería una cosa muy distinta a lo que estamos viendo estos días", añadió y recordó el conflicto por el islote Perejil en 2002 o la retirada del embajador marroquí en España tras la visita de los Reyes a Ceuta y Melilla en 2007.

"Desde luego que estos son incidentes graves que hay que corregir y les aseguro que están activados todos los elementos de diálogo y de acción diplomática para resolverlos. Pero si hablamos de una crisis política con Marruecos estamos hablando de una cosa más grave", ha recalcado.

Contundencia y diálogo

La dirigente socialista ha reseñado que los incidentes en la frontera de Marruecos y España se producen "casi todos los veranos" y que hay que abordarlos con "energía", pero también con "diálogo". "La energía y la contundencia no están reñidas con la prudencia y con la necesidad de establecer un diálogo que muchas veces no es público", ha apostillado.

"Estamos trabajando en cada uno de estos aspectos y lo importante es que lo resolvamos y les aseguro que la contundencia en las declaraciones no está en absoluto reñida con ese trabajo prudente y a veces silencioso", ha agregado.

Asimismo, Valenciano ha recordado que las relaciones entre España y Marruecos son siempre "delicadas" y "complejas" pero que hay que esforzarse para que sigan siendo "buenas". "Los ciudadanos marroquíes tienen muchos intereses en nuestro país, pero hay que reconocer que nosotros tenemos casi más interés en tener una buena relación con Marruecos", ha declarado.

Los carteles son insultos

Mientras tanto, la portavoz de Igualdad del Grupo Popular en el Senado y senadora por Melilla, María del Carmen Dueñas, ha denunciado que los carteles aparecidos en la frontera de Melilla con Marruecos son un insulto a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y ha asegurado que es absolutamente "lamentable y preocupante" la pasividad del Ejecutivo central.

La senadora melillense ha mostrado su más "enérgica" repulsa en relación a los carteles donde se ridiculiza a funcionarias policiales, al tiempo que ha lamentado que "volvemos a asistir a un ataque que busca menospreciar la labor de nuestras agentes".

"No reconocen la autoridad de nuestras agentes desde el lado marroquí, desde luego, tienen un componente machista evidente, y sobre los que no nos consta censura alguna por parte del Ministerio del Interior, del que dependen nuestros policías", ha reseñado.

Dueñas ha exigido que el Gobierno socialista y en su caso el Ministerio del Interior, reclamen "desde la firmeza y el respeto" al Gobierno marroquí que ordene la "inmediata" retirada de cualquier cartel que atente contra la dignidad de los agentes o que cuestione la españolidad de Melilla.

"Exigencias de Marruecos"

"Es incomprensible, precisamente en aras al principio de buena vecindad, que esto se está produciendo. Un principio que requiere para su adecuada efectividad, el equilibrio entre ambas partes. Pero lo que aquí está sucediendo, es que el Gobierno marroquí exige y exige, y el Gobierno de Zapatero, con la tibieza que le caracteriza, se limita a pedir prudencia y a darles explicaciones", ha indicado.

En cuanto a las declaraciones del Vicepresidente tercero y ministro de Cooperación Territorial, Manuel Chavez, que afirmó que "el Gobierno sabe lo que tiene que hacer", Dueñas ha asegurado que el Gobierno socialista ha hecho "más bien poco" porque lejos de zanjar los incidentes, estos continúan.

EL VALOR DE LA LLAMADA DEL REY

El secretario general del Sindicato Unificado de Policía (SUP), José Manuel Sánchez Fornet, cree que la llamada del Rey don Juan Carlos al Rey Mohamed VI de Marruecos "habrá servido de algo" si se ha vuelto a abrir la frontera con Marruecos "y esta mañana se estaba normalizando el permiso de entrada de los camiones que entraban en Ceuta y Melilla", según ha explicado a Europa Press.

En este sentido ha añadido que "estas cosas en Marruecos suelen ser un poco más lentas" que en España. "Si la situación se reestablece, pues habrá servido para algo", ha recalcado para después añadir que lo que a ellos les importa más es el trato que reciben las mujeres policía en la frontera.

Además, el secretario de Organización de la Confederación Española de Policía (CEP), Lorenzo Nebreda, ha advertido de que las fotografías y carteles "denigrantes" de mujeres policía en la frontera de Melilla con Marruecos suponen un "grado de riesgo añadido" porque puedan ser "un reclamo para asociaciones extremistas o incluso terroristas de origen musulmán".

Etiquetas