Despliega el menú
Nacional

PROTESTAS ECOLOGISTAS

Greenpeace señala que los alcaldes "se equivocan" al apostar por los almacenes nucleares

El responsable de la campaña de energía nuclear de Greenpeace España, Carlos Bravo, aseguró que el proyecto de acoger un almacén nuclear en algún municipio "no es una buena opción" porque tiene muchos problemas de seguridad ya que pueden ser "objetos de ataques terroristas". Por su parte, colectivos ecologistas de las Terres de l'Ebre amenazaron con convocar una gran movilización por las calles del centro de Barcelona si Ascó presenta su candidatura para acoger un futuro cementerio nuclear.

En una entrevista concedida a Europa Press TV, Bravo advirtió a los alcaldes de los municipios que quieren acoger un Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos de centrales nucleares "no es una buena opción" porque tiene muchos problemas de seguridad, al ser "objetivos de ataques terroristas". A su juicio, apostar por esta instalación es "hacer que el municipio no tenga ningún futuro, que se arruine desde el punto de vista social y económico a corto y medio plazo".

No obstante, Bravo es consciente de que los residuos radioactivos son un "producto inevitable" que la industria nuclear ha generado de manera "irresponsable" sin saber qué hacer con ellos durante más de 50 años y criticó que se tirasen al mar, algo que está actualmente prohibido. Ahora, según dijo, "tratan de quitárselos del medio" transfiriéndolos a una empresa pública y "éste es el motivo por el que se ha puesto en marcha este proceso".

Consenso social

"Es evidente que hay que hacer algo con los residuos que se han generado", por lo que considera que "debe haber un amplísimo consenso social previo antes de decidir qué hacer con los residuos". En este sentido, criticó que el ministerio de Industria "no busque ese consenso social, es más, ha prescindido de la opinión de los ciudadanos". El dirigente del grupo ecologista recordó que estos residuos son sustancias "altamente peligrosas cuya radiotoxicidad dura cientos de miles de años", por lo que es un "problema de primer orden de magnitud, tanto desde el punto de vista medioambiental, como de salud pública y económica".

En este sentido, destacó que si las centrales nucleares no han generado ningún desarrollo económico en la zona, un cementerio nuclear lo único que va a hacer es "ahuyentar todo tipo de actividades alternativas que pudieran permitir un desarrollo equilibrado y sostenible en esos municipios". Para Greenpeace la solución sería que "los residuos se queden en los lugares donde se han producido, en las centrales nucleares, en almacenes altamente protegidos".

Protestas contra el cementerio nuclear

En cuanto a la posibilidad de que Ascó (Tarragona) acoja un cementerio nuclear, los colectivos ecologistas de las Terres de l'Ebre amenazaron con convocar una gran manifestación por las calles del centro de Barcelona si el Gobierno catalán apoya esta candidatura.

Así, Eloi Nolla, de Ecologistes en Acció, hizo un llamamiento a todos los habitantes de la zona a participar en la marcha en contra de esta iniciativa, tal y como recoge el manifiesto que los grupos firmaron en Montroig de Camp en el que se insta al Govern a "respetar" la resolución que el Parlament aprobó en la que se oponía a la ubicación de una instalación de este tipo en Cataluña.

Etiquetas