Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

POLÍTICA

Gobierno y PSOE arropan a Zapatero frente a los intentos del PP de hurgar en su soledad

Cuatro días han tardado en coordinarse el Gobierno, la dirección del PSOE y el grupo parlamentario socialista para dar una respuesta común y rotunda ante las denuncias de la oposición sobre la presunta soledad de José Luis Rodríguez Zapatero y de un cierto malestar en su partido con su forma de gobernar. El ministro del Interior y el de Fomento, la secretaria de Organización del partido y el portavoz en el Congreso rechazaron la supuesta carencia de apoyos internos del jefe del Ejecutivo se encuentre solo y que exista una corriente crítica entre los socialistas hacia su política económica.

"No veo soledad del presidente", manifestó Alfredo Pérez Rubalcaba. Su compañero de Consejo de Ministros José Blanco arremetió contra los que tienen "cierto interés" en que se generalice "la sensación" de que existe una división en el PSOE frente a la política gubernamental. Leire Pajín también se apuntó a este diagnóstico y señaló que desde el primero al último militante, incluida "la vieja guardia", la más crítica según algunas especulaciones, comparten el proyecto de Rodríguez Zapatero. José Antonio Alonso subrayó que el PSOE cuenta con un líder "muy legitimado y muy apoyado" a diferencia, dijo, de lo que ocurre en el PP.

Rubalcaba sostuvo que lo que hace Rodríguez Zapatero es lo mismo que hacen otros gobernantes europeos y sus políticas se parecen como "dos gotas de agua" porque han sido coordinadas en las reuniones del G-20 o de la UE. Las decisiones, prosiguió en declaraciones a Telecinco, las toman los presidentes del Gobierno y por eso ejercen "un liderazgo" que tiene "ventajas e inconvenientes" como en toda sobreexposición. El titular de Fomento insistió en que la política económica gubernamental es "la que recomienda" la Unión Europea, y la desarrollan gobiernos de todo signo, incluidos los de la familia ideológica del PP, al que retó a presentar "una alternativa".

La secretaria de Organización socialista, en sintonía con los ministros, garantizó que el presidente del Gobierno está respaldado por "todo" el PSOE porque su "gran virtud" es aunar todas las sensibilidades internas. Pajín dio por descontado el apoyo de la 'vieja guardia' socialista, la que acompañó a Felipe González, y citó que algunos de sus exponentes más claros, Rubalcaba, Manuel Chaves, María Teresa Fernández de la Vega o Elena Salgado, están en el Gobierno y son partícipes de la política gubernamental. Por tanto, hablar de disensiones entre los dirigentes de viejo cuño y los nuevos es "un falso debate". El portavoz parlamentario no bajó el diapasón y negó el presunto "malestar" entre los diputados porque ven que el jefe del Ejecutivo y su respuesta a la crisis tienen "solidez y fortaleza".

Ensimismado

El PP no se amilanó por la respuesta compacta de los socialistas y atribuyó la soledad del presidente del Gobierno a su forma de gobernar. El hecho es que "todos los que antes le apoyaban ahora le den la espalda", dijo la secretaria general del partido opositor, Dolores de Cospedal, quien propinó a Rodríguez Zapatero un durísimo ataque personal y político en el discurso inaugural de la reunión de presidentes provinciales de su partido. "Rodríguez Zapatero permanece impasible, sordo y soberbio", afirmó después de describir al jefe del Ejecutivo "ensimismado", "solo y aislado en su atalaya, alejado del sentido común". La número dos del PP aseguró que España no sólo padece una profunda crisis económica sino también es víctima de "una crisis política y social" a causa de que quien está al frente del país es "un presidente del Gobierno inconsistente, improvisador, profundamente sectario y un fundamentalista de una ideología caduca". "Todo eso representa Rodríguez Zapatero", añadió.

La dirección del PP tiene la convicción de que el líder socialista "ha perdido el favor del público" y "ya no se le respeta" -según una fuente cercana a Rajoy-, por lo que ha considerado que éste es el momento oportuno para redoblar su ofensiva política como partido de la oposición para, a continuación, acentuar su condición de alternativa de Gobierno. En un clarísimo reparto de papeles, la secretaria general asume la voz más crítica y el presidente del partido se reserva los mensajes más constructivos.

Las recientes renuncias de diputados que fueron ministros de Rodríguez Zapatero fueron la palanca con la que Cospedal impulsó su negativo análisis de la situación política actual en la que el Gobierno recurre a la subida de impuestos para "pagar" el despilfarro de su presidente. "Ésta es la causa -explicó- de que esté solo y aislado, de que los suyos le den la espalda y hasta los grupos mediáticos que le daban su apoyo ahora se lo estén retirando".

El vicesecretario de Política Municipal y Autonómica, Javier Arenas, abundó en la misma idea durante su intervención en el acto inaugural de la cumbre de presidentes provinciales al recordar los abandonos de Pedro Solbes, Jordi Sevilla y Molina, Arenas comparó el gabinete de Zapatero con un grupo musical y afirmó que "el director de la orquesta es tan malo que los músicos salen corriendo".

Etiquetas