Despliega el menú
Nacional

FIN A 52 AÑOS DE TERROR (1959-2011)

Giménez Abad: un ataque al corazón aragonés que sigue sin castigo

El 6 de mayo de 2001, en plena campaña electoral, ETA asesinaba con tres tiros al presidente del PP en Aragón cuando se dirigía a La Romareda acompañado de su hijo Borja.

El atentado, en pleno centro de Zaragoza
Giménez Abad: un ataque al corazón aragonés que sigue sin castigo
HA

Tres disparos por la espalda, en pleno centro de Zaragoza, se llevaron la vida del entonces presidente del PP en Aragón, Manuel Giménez Abad, cuando se dirigía con su hijo a presenciar un partido en el estadio de La Romareda. Fue un ataque directo a la sociedad aragonesa que salió a las calles conmocionada por la pérdida de un hombre calificado como “sereno” y “comprometido por su tierra”.

Eran las seis de la tarde y el senador autonómico y diputado en las Cortes regionales no llevaba escolta. Oficialmente, no era considerado objetivo prioritario de ETA y solo contaba con servicios de contravigilancia.

El ataque, planeado por el denominado Comando Zaragoza, tuvo lugar en la calle de Cortes de Aragón de la capital aragonesa hace diez años y todavía no se ha podido identificar a su autor. La Audiencia Nacional dejó en libertad por este caso a los dos miembros de dicho comando David Pla y Aitor Lorente, que pasaron ocho meses elaborando información de varios políticos del PP en Zaragoza hasta que fueron arrestados.

Pero el principal testigo, su hijo Borja Giménez, nunca pudo identificar al pistolero. La rapidez de los hechos, y el disfraz empleado lo impiden hasta la fecha. Aquel día, el joven contaba con 16 años, exclamó desolado “¡Sabía que ibais a matarlo!”. Una década después, el día del aniversario del asesinato, aseguraba en HERALDO DE ARAGÓN que la detención del autor “sería una liberación” para toda la familia.

Etiquetas