Despliega el menú
Nacional

LA INVESTIGACIÓN

"El accidente fue una trágica imprudencia"

Tres investigaciones determinarán las causas del accidente que causó 13 muertes en CastelldefelsDe los 14 heridos, uno está crítico y dos, muy graves.

Agentes del servicio judicial trasladan en camillas los cuerpos de las víctimas mortales del accidente.
"El accidente fue una trágica imprudencia"
MARTA PéREZ/EFE

La noche más corta del año se tornó en día de luto oficial. La que se presentaba como una velada de fiesta y celebración acabó en tragedia. De los 13 jóvenes que se dejaron la vida el miércoles por la noche en las vías del tren de la estación de Castelldefels, Barcelona, y de las 14 personas heridas, tres de ellas de extrema gravedad, la mayoría era de origen latinoamericano. Habían viajado desde la capital catalana y poblaciones limítrofes a la localidad costera para pasar la verbena de San Juan en la playa. Cuando descendieron del Cercanías procedente de Barcelona se encontraron con que el paso subterráneo que tiene la estación estaba colapsado, lleno de gente, y decidieron atravesar las vías a pie, con la fatalidad de que en ese momento hizo entrada a gran velocidad un tren Euromed, procedente de Alicante sin parada en Castelldefels, que les embistió.

Durante todo el día se habló de 12 fallecidos. Sin embargo, la cifra se elevó anoche a 13 después de los últimos análisis de los restos de los cadáveres realizados por los forenses, según informó la 'consellera' de Justicia de la Generalitat, Montserrat Tura.

Tanto Fomento como el presidente catalán, José Montilla, señalaron que la estación disponía de todas las medidas de seguridad, ya que se había remodelado en octubre de 2009. Montilla y el ministro José Blanco atribuyeron el accidente a una imprudencia de la treintena de personas que cruzaron la vía a pie. "Una trágica imprudencia", resumió Montilla.

"Todo hace pensar que se debió a una imprudencia por no usar el paso subterráneo, pero hará falta una investigación que arroje luz", añadió Blanco. Esta versión no agradó al cónsul general de Ecuador en Barcelona, Freddy Arellana, quien aseguró que las víctimas "no encontraron la señalización adecuada" para cruzar las vías. El diplomático dijo que hablaba después de consultar a algunos de los supervivientes de la tragedia.

Según testigos presenciales, sobre las 23.30 del miércoles, un grupo de pasajeros se dirigió al puente elevado que hay en la estación para cruzar al otro lado del andén y se encontró con que el paso elevado, que a su vez cruza la autovía C-32 y las vías del tren, estaba cerrado hacía meses. Como el paso subterráneo estaba colapsado por los cientos de personas que descendieron en la parada, decidieron cruzar las vías a la carrera.

A pesar de la larga recta que facilitaba la visibilidad no vieron o no oyeron el tren que venía en sentido contrario, o si lo vieron calcularon mal. La escasa visibilidad nocturna y la euforia de la fiesta les dejó sin tiempo para reaccionar. Según fuentes oficiales, el conductor avisó varias veces con la bocina y aminoró la velocidad, pero no pudo evitar la tragedia. "Estábamos desorientados porque no sabíamos qué salida tomar. La gente imprudentemente se aventuró a cruzar las vías", señaló Candy Rocío Carmona, testigo de la tragedia. El tren Alaris iba a 139 kilómetros por hora, el máximo permitido es 150, y hubiera necesitado un kilómetro para detenerse, según Renfe. El conductor dio negativo en las pruebas de alcoholemia e hizo las señales acústicas reglamentarias.

El tren segó la vida de 13 personas y causó 14 heridos. La consejera catalana de Salud, Marina Geli, informó de que, entre ellos, una mujer de 28 años se encuentra en situación muy crítica y dos menores, de 15 y 16 años, en extrema gravedad con traumatismos. El tráfico ferroviario fue restablecido a las 12.27 de ayer. Las cajas negras del convoy están siendo analizadas.

"No se veía nada"

Edelin Contreras y Joel Batista, dos viajeras, lo vivieron en directo: "Intentamos pasar por la vía del tren y no había ni luces ni avisaron de que había tren ni nada. No se veía nada", afirmaron. Extremo que niegan las autoridades de Castelldefels y los responsables de la Generalitat de Cataluña

Tanto el Adif, el administrador de infraestructuras ferroviarias, como Renfe y el juzgado de Gavà han abierto respectivas investigaciones para esclarecer las circunstancias del accidente. El consejero catalán de Política Territorial, Joaquim Nadal, defendió el estado en el que se encuentra la estación. "Llevamos meses con este apeadero nuevo y operativo. Tiene una dimensión sobrada respecto al marco legal que establece el paso subterráneo y con dos ascensores para superar las barreras arquitectónicas", aclaró.

La Generalitat dijo que la estación estrenó instalaciones hace 6 meses. Cambió la accesibilidad, los sistemas de control de entrada y un paso inferior entre andenes con escaleras fijas y ascensor.

Etiquetas