Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

HUELGA EN EL PAÍS VASCO Y NAVARRA

Fracasa la huelga general de los sindicatos nacionalistas contra el Gobierno de Patxi López

Contenedores volcados como signo de protesta en una calle de Bilbao
Fracasa la huelga general de los sindicatos nacionalistas contra el Gobierno de Patxi López
EFE

La huelga general convocada en Euskadi por los sindicatos nacionalistas para denunciar la crisis económica pero con una carga política sustancial contra el nuevo Gobierno vasco presidido por Patxi López se saldó con un rotundo fracaso. El Ejecutivo autónomo cifró en un pico máximo del 20% el seguimiento, que los sindicatos elevaron hasta un poco realista 50%. La patronal, por su parte, subrayó la práctica normalidad de la jornada en las grandes empresas.

La convocatoria estuvo salpicada por la actuación puntual de piquetes que apenas paralizaron la actividad en empresas, comercios, transportes, sanidad, centros escolares o servicios. La Ertzaintza, que desplegó todos sus efectivos disponibles en puntos sensibles, detuvo a 9 personas por colocar silicona en cerraduras, integrar grupos violentos y tomar parte en sabotajes o barricadas.

En Bilbao, un grupo incendió una barricada en Deusto y dos manifestantes se colgaron por ambos laterales del puente de El Arenal, junto al Casco Viejo, lo que obligó a cortar el tráfico.

El transporte fue a primera hora de la mañana el objetivo prioritario de los huelguistas, que lograron interrumpir el tráfico ferroviario entre las localidades vizcaínas de Zalla y Balmaseda lanzando cadenas a la catenaria, una técnica que repitieron sin éxito en otros cuatro puntos de las líneas de Renfe. El servicio de metro de Bilbao funcionó conforme a los servicios mínimos del 30% pactados con los sindicatos, mientras que la Policía autónoma se veía obligada a intervenir en la principal estación de autobuses de la capital vizcaína para impedir la acción de los piquetes. Los tres aeropuertos de la Comunidad autonóma funcionaron con normalidad.

Guerra de cifras

Los sindicatos convocantes, liderados por ELA y LAB, se mostraron "muy satisfechos" con el seguimiento y la participación de "decenas de miles de personas" en las diferentes manifestaciones. Según sus datos, el 50% de los trabajadores paró en Euskadi con especial incidencia en la industria. El secretario general de ELA, Adolfo Muñoz se felicitó por el "éxito" de la jornada a pesar de la "cruzada de manipulación y mentiras" lanzadas por el Gobierno vasco y la patronal que vincularon la huelga a motivaciones políticas."Quieren paz social y sindicalismo dócil pero no les vamos a dar paz social" advirtió.

El Gobierno vasco, por boca de su lendakari Patxi López denunció el "componente político" de la jornada apoyada por el "abertzalismo radical" que intenta paralizar la actividad mientras el ejecutivo socialista "trabaja para mantener las herramientas contra la crisis y sus efectos". López apuntó que en Euskadi "no ha habido ni un sólo derecho conculcado" ni se han recortado prestaciones sociales", por lo que "las razones de la huelga evidentemente son otras".

El Ejecutivo rebajó notablemente las cifras manejadas por los sindicatos. En el sector público, el paro afectó al 15 % del total de trabajadores. Por sectores, paró el 11% en la administración pública vasca, 6% en Sanidad, 25 % en centros públicos de educación y 17% en los privados. Por territorios, el paro fue desigual con mayor incidencia en Guipúzcoa, donde el transporte (50%) fue el sector más afectado, seguido por industria (30%) y construcción con el 35%. En Vizcaya paró el 15% de la industria aunque en empresas como La Naval, Renfe o la Acería compacta el seguimiento fue mínimo. El transporte funcionó en un 98%. En la industria alavesa se trabajó con absoluta normalidad a excepción de algunas empresas del valle de Ayala. A modo de ejemplo, sólo el 2% de empleados de Michelín, una de las principales empresas de Vitoria, secundó la huelga. El transporte se vio afectado en un 10%.

La patronal vasca, Confebask, coincidió básicamente con los apreciación del Gobierno vasco. A través de un comunicado resaltó el "rotundo fracaso" de la convocatoria y se felicitó porque ELA y LAB, la mayoría sindical vasca, "no han conseguido en modo alguna paralizar la actividad cotidiana". La patronal destacó la "normalidad más allá de algunos incidentes aislados, rápidamente reconducidos, o la actuación de los mal llamados piquetes informativos". Según sus datos, el paro fue secundado en el País Vasco por entre el 11% y el 12 % de trabajadores. La incidencia fue "especialmente escasa" en los núcleos urbanos y tampoco tuvo eco en industria, transporte, comercio, sector financiero y limpieza.

Etiquetas