Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

REUNIÓN DE 60 PAÍSES

Europa y América Latina ultiman un plan de acción

El príncipe Felipe presidirá la cena de los jefes de Estado y de Gobierno en lugar del Rey, que está aún convaleciente.

Jose Luis Rodríguez Zapatero, Herman Van Rompuy y Jose Manuel Durao Barroso (derecha) reciben a Felipe Calderón (de espaldas).
Europa y América Latina ultiman un plan de acción
ESTEBAN COBO/EFE

América Latina y Europa ultimaron ayer los documentos que se aprobarán en la cumbre de Madrid que empieza mañana. Incluyen la búsqueda de nuevas áreas de cooperación y consenso ante los grandes desafíos mundiales, con negociaciones de última hora también en el ámbito comercial. La cumbre, que reunirá a líderes de 60 países de la Unión Europea y de América Latina y el Caribe, lanzará un plan de acción en áreas prioritarias como migración, paz y seguridad, cambio climático, lucha contra las drogas ilegales, educación y empleo.

Una de las novedades que tendrá esta convocatoria es que será el príncipe Felipe, en lugar del rey Juan Carlos, quien presida la cena de los jefes de Estado y de Gobierno. De este modo, el Monarca proseguirá en Barcelona su recuperación de la intervención quirúrgica a la que fue sometido el sábado de la semana pasada.

Junto al plan de acción, otro de los puntos que se prevé aprobar es la creación de una fundación eurolatinoamericana (EULAT) y de un nuevo mecanismo financiero para apoyar proyectos de infraestructura (LAIF). La 'declaración política' incidirá en la necesidad de afrontar conjuntamente "desafíos globales", como la reforma de los organismos de regulación financiera, aumentar la representación de los países emergentes en los organismos internacionales e intentar concluir la Ronda de Doha para la liberalización del comercio mundial en 2010, según explicaron representantes en la reunión negociadora.

Seis cumbres bilaterales

Los ministros de Exteriores de las dos regiones se reunen hoy en Madrid para dar luz verde a los documentos de la cumbre y allanar el trabajo a los jefes de Estado y de Gobierno, para que se concentren en un debate más político sobre los grandes temas de actualidad, como la crisis financiera internacional que sufre con especial virulencia Europa.

Al margen de la cumbre general, hay previstas otras seis bilaterales: con México (ayer), Chile, Cariforum, Mercosur (hoy) con la Comunidad Andina y Centroamérica (mañana).

Durante la cita se firmarán acuerdos comerciales entre la UE y Colombia y Perú y se espera hacerlo con Centroamérica, para lo que se han entablado negociaciones de última hora. Tabmién se pretende relanzar la negociación con Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay), estancadas desde 2004 por dificultades especialmente en el sector agrícola.

Ese objetivo impulsado por España, que ejerce la presidencia semestral de la UE, puede verse entorpecido por el reciente anuncio de Argentina de restringir a partir de junio las importaciones de alimentos que también se producen en el país, lo que afectaría principalmente a Europa y a Brasil, su socio de Mercosur.

La cumbre de Madrid será escenario de numerosos encuentros bilaterales, como el que ayer mantuvieron los presidentes de Chile, Sebastián Piñera, y de Perú, Alan García, cuyos países mantienen un litigio ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya por los límites de su frontera marítima.

Este gran encuentro de la diplomacia internacional servirá también para que el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, informe de la gestión mediadora que realiza ayer en Teherán con el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, considerada la última oportunidad para evitar sanciones de la ONU por su programa nuclear.

La Cumbre tendrá llamativas ausencias como la del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, el cubano Raúl Castro, el uruguayo José Mújica o el hondureño Porfirio Lobo, quien solo asistirá a la bilateral con Centroamérica el próximo miércoles.

En paralelo se celebra la denominada 'cumbre de los pueblos', organizada por movimientos sociales y sindicales, crítica contra el sistema capitalista y que juzgará a las multinacionales por devastar recursos naturales de América Latina. Ayer se convocaron una manifestación en el centro de Madrid bajo el lema 'Contra la Europa del capital, la guerra y sus crisis'.

Etiquetas