Despliega el menú
Nacional

ATENTADO TERRORISTA

ETA ha asesinado a tres miembros de las fuerzas de seguridad este año

Con la muerte hoy de dos guardias civiles en Palmanova (Mallorca), la banda terrorista ETA ha asesinado en lo que va de año a tres personas, todas ellas miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado, ya que la última víctima mortal de la organización terrorista fue el policía nacional Eduardo Puelles.

Puelles falleció el pasado 19 de junio en Arrigoriaga (Vizcaya) al estallar una bomba-lapa colocada en los bajos de su automóvil, el mismo método que, según las primeras investigaciones, ha utilizado hoy la organización terrorista en el atentado en Palmanova.

El asesinato hoy de dos guardias civiles se produce sólo 24 horas después del último atentado de la banda, que ayer pudo provocar una matanza con la furgoneta-bomba que hizo estallar frente a la casa cuartel de Burgos.

El primer atentado de 2009 tuvo lugar el 16 de enero, cuando una bomba estalló en la caseta de un repetidor de televisión de la localidad de Hernani (Guipúzcoa) y provocó daños materiales.

Posteriormente, artificieros de la Ertzaintza desactivaron dos bombas-trampa, con alrededor de 14 kilos de explosivos, colocadas en las inmediaciones del repetidor de televisión.

Al mes siguiente, el 9 de febrero, un coche bomba explotó frente a la sede de la constructora Ferrovial Agromán en Madrid, en la zona conocida como Campo de las Naciones, sin causar víctimas aunque sí daños materiales.

Ferrovial Agromán es una de las empresas que participa en las obras para construcción del Tren de Alta Velocidad del País Vasco, amenazadas por ETA.

Una llamada anónima al centro de Coordinación de Cruz Roja alertó de la colocación del coche bomba una hora y media antes de la explosión, lo que permitió a las Fuerzas de Seguridad desalojar la zona. La explosión se produjo sólo unas horas después de que el Tribunal Supremo anulara las listas presentadas por Askatasuna y D3M a las elecciones autonómicas del 1 de marzo.

El 23 de febrero una bomba destrozó la sede del Partido Socialista de Euskadi (PSE) en Lazkao (Guipúzcoa), aunque no causó víctimas. Un comunicante anónimo anunció dos horas antes la explosión en una llamada telefónica a la DYA de San Sebastián.

El 26 de marzo una bomba compuesta por unos dos kilos de explosivo estalló en el muro que circunda el chalé en Amorebieta (Vizcaya) del empresario Juan Manuel Arana, presidente de la empresa Astilleros de Murueta. La explosión produjo pequeños destrozos en el muro y en una caseta en la que se guardaban aperos.

ETA explosionó otro artefacto el 6 de mayo en un repetidor situado en un puerto de montaña del municipio cántabro de Guriezo, al día siguiente de la investidura del socialista Patxi López como lehendakari.

El primer atentado mortal de ETA en 2009 fue el asesinato del policía Eduardo Puelles el pasado 19 de junio.

Posteriormente, la organización terrorista atentó el 10 de julio contra la sede del PSE-EE en Durango (Vizcaya) con una bomba con unos 3 kilos de explosivo y un temporizador que produjo destrozos cuantiosos en el local y un portal colindante.

Tras este atentado, ETA hizo estallar ayer una furgoneta-bomba contra la casa cuartel de la Guardia Civil de Burgos, donde dormían 120 personas, y que causó mas de 65 heridos.

Etiquetas