Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

MADRID

Esperanza Aguirre abandona el hospital

Con buen aspecto, Aguirre ha aparecido a las 11:50 horas ante la prensa congregada a las puertas del hospital, acompañada de varios facultativos y el consejero madrileño de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty.

Esperanza Aguirre recibe el alta tras su operación y abandona el hospital
Esperanza Aguirre recibe el alta y abandona el hospital
EFE. PACO CAMPOS

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha salido del hospital «con mucho ánimo» para recuperarse «lo antes posible» y ponerse al frente de la Comunidad de Madrid, lo que prevé hacer en breve, aunque los médicos le han dicho que tendrá que reposar al menos diez días.

Aguirre ha abandonado el Hospital Clínico San Carlos de Madrid, donde el martes pasado fue operada de un cáncer de mama, a las 11:50 horas y ha comparecido en la puerta durante cinco minutos, acompañada por el consejero de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty, los médicos que la han operado y los directivos del hospital.

En la puerta del hospital se han congregado varias decenas de periodistas, algunos de los cuales esperaban la salida de Aguirre desde primera hora de la mañana. «Salgo con muchos ánimos para recuperarme lo antes posible y para poder ponerme al frente dentro de poco, aunque el doctor dice que me tome diez días, de los asuntos de la Comunidad de Madrid», ha dicho con firmeza pero con la voz algo temblorosa debido a las secuelas de la anestesia.

La presidenta ha explicado que ingresó hace dos días para «extirpar un tumor maligno en una mama» y sale «sin el tumor y con mucho ánimo», con la idea de que el cáncer «es una enfermedad grave pero curable».

Ha agradecido el ánimo y el apoyo que le han transmitido «los miles de ciudadanos anónimos que han mandado mensajes, de Madrid y de fuera», sus compañeros de partido y sus adversarios políticos, que según ha dicho han estado «extraordinariamente cariñosos».

A continuación ha agradecido a todo el personal del hospital Clínico el trato que le han dispensado, empezando por el doctor que la ha operado, José María Román, jefe del servicio de Unidad de Patología Mamaria del centro, y terminando por las enfermeras y los celadores. Aguirre también ha agradecido su apoyo a los pacientes que han compartido planta con ella, ya que según ha destacado la zona en la que estado ingresada «no estaba cerrada».

Ha elogiado asimismo el trabajo del personal del comedor, ya que según ha dicho en el hospital Clínico «se come de maravilla», y de hecho ella se tomó «toda la comida y toda la cena». En este sentido ha dicho «al que dijo que a mí no me gustaba la comida" -en referencia al alcalde de Alcobendas, que hizo un comentario en este sentido tras visitarla ayer- que lo que le pasaba en ese momento es que «tenía un hambre de muerte» porque el médico la había puesto a dieta.

Tras su comparecencia a las puertas del hospital, la presidenta ha andado varios metros hasta llegar a su coche oficial durante los que varios ciudadanos la han parado para preguntarle cómo estaba y desearle ánimo, a lo que Aguirre ha contestado que se encontraba bien aunque le dolía la mano derecha, en la que lleva un apósito, y que tenía la voz tomada «debido a la anestesia».

Etiquetas