Nacional

INMIGRACIÓN

España pide un plan europeo que facilite la repatriación de los inmigrantes menores no acompañados

La secretaria de Estado de Inmigración, Consuelo Rumí, pidió durante la reunión de ministros del Interior de la UE un plan europeo que facilite la repatriación de los inmigrantes menores no acompañados y el retorno a sus familias o a las instituciones de tutela en los países de origen.

Rumí cree que el plan debería incluir también ayudas para los Estados miembros que acojan a un mayor número de menores no acompañados y un mecanismo de reparto de estos niños y jóvenes dentro del territorio europeo. Además, España considera que la UE tendría que ayudar a países como Marruecos, Senegal o Mali a poner en marcha centros para acoger a estos menores en el caso de que no vuelvan con su familia.

Los ministros del Interior de los Veintisiete debatieron este lunes el problema de los menores no acompañados y acordaron exigir a la Comisión que presente lo antes posible un programa de actuación. "Pido a la Comisión que considere prioritaria la elaboración de un plan de acción para presentarlo a principios de 2010", reclamó el ministro del Interior sueco, Tobias Billstrm, cuyo país ocupa la presidencia de turno de la UE, al término del debate.

La secretaria de Estado de Inmigración expresó su "gran satisfacción" por esta decisión de los Veintisiete porque "recoge íntegramente las demandas" presentadas por España el pasado mes de junio. "Hoy ya no estamos solos", dijo. Y destacó que el acuerdo es especialmente importante para Canarias y Andalucía porque son las dos comunidades autónomas donde llega un mayor número de menores de acompañados.

A su juicio, el futuro plan que presente la Comisión Europea debe basarse en tres tipos de iniciativas: prevención de la inmigración en origen, protección de los menores y repatriaciones. "En lo que respecta a la repatriación asistida, al retorno asistido, se deberá favorecer el retorno de estos menores con su familia o a la institución de tutela del país de origen", dijo Rumí durante el debate.

"No debemos expresar ninguna duda en torno a una convicción esencial: el interés del menor se afirma cuando se reintegra en su familia, salvo que existan razones que lo desaconsejen, combatiendo así los riesgos de desarraigo" y de caída en la "marginalidad", resaltó la secretaria de Estado de Inmigración. En este sentido, dejó claro que las repatriaciones deben realizarse "en el estricto respeto a los derechos del niño".

La secretaria de Estado de Inmigración insistió además en la necesidad de ayudar a países como Marruecos, Mali o Senegal a poner en marcha centros "que garanticen la acogida de esos menores en el caso de que la vuelta a la familia esté desaconsejada". Y dijo que el plan de acción incluirá "instrumentos legislativos y financieros para la carga que supone atender adecuadamente a estos menores y también se tratará y se debatirá sobre el reparto de esos menores en el espacio europeo".

Además de las repatriaciones, España reclama otros dos tipos de iniciativas. En primer lugar, la prevención de la inmigración en origen, reforzando la "lucha decidida contra las redes de tráfico de personas" y promoviendo "el desarrollo social y económico de las zonas de origen de los menores". En segundo lugar, la secretaria de Estado de Inmigración insistió en que hay que garantizar la "protección" de los menores "tanto en origen como en países de acogida". "Debemos potenciar los dispositivos de atención de los menores", señaló.

Estos tres tipos de actuaciones deben recogerse, insistió Rumí, en los acuerdos de repatriación que la UE establezca con los países de origen de los inmigrantes, al igual que España ha hecho con los acuerdos bilaterales firmados hasta el momento. La secretaria de Estado dijo que estos acuerdos no han dado hasta ahora resultados "óptimos", aunque en el último año la llegada de menores no acompañados se ha reducido un 80% respecto al año anterior y disminuye el número de marroquíes mientras aumentan los menores procedentes de Mali, Senegal y Mauritania.

Detectar fraudes

En 2008, más de 11.000 peticiones de asilo en la UE procedían de menores no acompañados, según explicó el vicepresidente de la Comisión y responsable de Justicia, Libertad y Seguridad, Jacques Barrot, que destacó que "este problema requiere un enfoque coordinado a nivel de la UE" que esté guiado por "un espíritu de solidaridad, responsabilidad compartida y por el interés superior del niño".

A juicio de Barrot, un enfoque común facilitaría verificar la edad efectiva de las personas que se declaran menores pare evitar fraudes y también identificar a la familia de origen para un posible retorno. Se mostró partidario además de disponer de instituciones de acogida para los casos en los que no sea posible localizarla. Y abogó por "duplicar la vigilancia para evitar la trata de seres humanos porque se trata de personas extremadamente vulnerables".

Por su parte, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, Antonio Guterres, elogió la iniciativa de la UE y resaltó que "una solución muy importante es facilitar que los niños puedan reunirse con su familia".

Etiquetas