Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

PAÍS VASCO

El tripartito vasco y Aralar piden reunirse con Zapatero para que retire la suspensión de la consulta

El PSE cree que la carta de los cuatro partidos es "un acto más de propaganda y campaña electoral"

Los tres partidos que conforman el tripartito vasco (PNV, EA y EB) y Aralar remitieron una carta abierta al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en la que exigen una reunión con él en Moncloa ante "la gravedad" que, a su juicio, supone la suspensión cautelar de la consulta de Juan José Ibarretxe por parte del Tribunal Constitucional. Para el PSE, esta misiva no es más que "un acto más de propaganda y campaña electoral", y hace hincapié en que, al presentar sus alegaciones al recurso contra la consulta, el Ejecutivo vasco "ha reconocido los órganos constitucionales".

Los presidentes del PNV y EA, Iñigo Urkullu y Unia Ziarreta, respectivamente, el coordinador de Aralar, Patxi Zabaleta y la parlamentaria de EB Kontxi Bilbao hicieron público el contenido de la carta al jefe del Ejecutivo central en una comparecencia en Bilbao. Esta misiva es una de las iniciativas acordadas por las cuatro formaciones vascas en defensa de la Ley de Consulta aprobada por el Parlamento vasco en junio y que fue suspendida cautelarmente por el Tribunal Constitucional a petición del Gobierno de Zapatero, que presentó un recurso contra la norma.

Según explicó Urkullu, esta carta se "complementará" con la presencia de las cuatro formaciones ante el TC el próximo 6 de agosto con motivo de la presentación de sus alegaciones conjuntas al recurso contra la consulta. En la misiva, las formaciones solicitan a Zapatero una reunión que debería celebrarse "a la mayor brevedad" ante "la gravedad" de la actual situación. A su juicio, Zapatero "es el único y exclusivo responsable" de la suspensión de la consulta, que, aseguran, es necesaria para que la ciudadanía vasca "dé su opinión y nos oriente" sobre la paz y la normalización política, que están "bloqueados en la actualidad".

"Necesitamos imperiosamente conocer si la ciudadanía que nos eligió apoya un final dialogado de la violencia, si podemos constatar previamente que la organización terrorista ETA abandona para siempre su actividad delictiva", así como si apoya la apertura de un proceso de negociación entre todas las fuerzas políticas vascas para "establecer un acuerdo democrático en base al ejercicio de nuestro derecho de decisión", afirman las formaciones vascas, que creen que la suspensión "unilateral" por parte de Zapatero de la consulta "ataca directamente a la esencia y al verdadero valor de la democracia".

Una violación de la constitución

Los partidos vascos denuncian que la Ley Orgánica del TC pone en manos del jefe del Ejecutivo central "un instrumento que permite la suspensión discrecional de la eficacia de las leyes autonómicas, sin que tal previsión estuviera contemplada en la Constitución", a lo que añaden el hecho de que PSOE y PP son "las dos únicas fuerzas políticas legitimadas para designar a los magistrados que forman el TC" e incluso como las dos únicas "legitimadas para discutir en el TC las leyes vascas". Por ello, destacan que la suspensión de la Ley "constituye una violación de la Constitución sin paliativos".

En este contexto, reclaman "solidaridad y devolución de la democracia", para lo que instan al presidente del Gobierno que solicite "inmediatamente" ante el Tribunal Constitucional "la retirada de su imposición de suspensión de la Ley". Por último, PNV, EA, EB y Aralar solicitan "solemnemente" al presidente del Gobierno que "respete el principio democrático del derecho a decidir de la ciudadanía vasca y de sus instituciones" e indican que "nadie impedirá a los dos partidos, PSOE-PP, que hagan campaña y se dirijan a los electores defendiendo su discrepancia".

Ante esta misiva, el parlamentario del PSE Oscar Rodríguez, en una rueda de prensa, consideró que, aunque desconoce el contenido de dicha carta, esta iniciativa evidencia que el Ejecutivo autonómico "está en permanente campaña para darle vueltas a esta noria y no hablar de los problemas" reales de la ciudadanía. A su juicio, "lo más importante" de las alegaciones presentadas ayer en el TC ante los recursos del Gobierno central y el PP contra la consulta, es que, a través de esta forma de actuar, "el tripartito ha reconocido los órganos constitucionales". "Lo demás me parece propaganda", subrayó.

Por su parte, el portavoz del PP vasco, Leopoldo Barreda, consideró que las formaciones firmantes de la carta se encuentran "al borde del ridículo político y jurídico" y aseguró que la misiva supone "una pura escenificación" ya que sus peticiones no tienen "ningún sentido". "Lo que sí es exigible en democracia es un gobierno que se dedique a gobernar. Puesto que este Gobierno es incapaz de tomar esa decisión, lo que tiene que hacer es respetar la actuación de los tribunales, de quienes legítimamente hemos acudido al TC en defensa al respeto a la legalidad que los vascos hemos aprobado, la Constitución y el Estatuto, y por tanto limitarse a la defensa jurídica de su posición y al debate jurídico", añadió.

Etiquetas