Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

TERRORISMO

El PP solo aceptará que Batasuna se presente a las elecciones cuando ETA deje las armas

A los populares no le bastan los desmarques: "La única declaración que vale es el fin de la banda terrorista".

Miembros de las organizaciones firmantes del Acuerdo de Guernica, en su comparecencia de ayer.
El PP solo aceptará que Batasuna se presente a las elecciones cuando ETA deje las armas
J. E./EFE

El PP lanzó ayer una advertencia al Gobierno: diga lo que diga Batasuna, haga lo que haga en los próximos meses, la izquierda abertzale ilegalizada no puede volver a presentarse a unas elecciones salvo que ETA se disuelva y deje las armas para siempre. Si José Luis Rodríguez Zapatero sobrepasa esta línea roja, avisa el partido opositor, la unidad de acción antiterrorista saltará por los aires, como ocurrió la pasada legislatura.

Los populares difieren de los mensajes que ha comenzado a lanzar el Ejecutivo al entorno de la banda. Miembros del Gobierno y el fiscal general del Estado insistieron ayer en que hay dos posibles escenarios para que Batasuna pueda presentar listas: que ETA lo deje o que su hasta ahora brazo político deje a la banda.

"Mientras no cese la violencia o Batasuna no condene la violencia, no habrá condiciones para su participación política", dijo el ministro de Presidencia, Ramón Jáuregui. "La única salida es que ETA abandone definitivamente las armas o que Batasuna abandone definitivamente a ETA", declararon al unísono Cándido Conde-Pumpido y el ministro de Justicia, Francisco Caamaño. Las palabras llegan días después de que el propio Zapatero dijese que los movimientos en Batasuna son "insuficientes", pero "no serán en balde".

La única declaración

El PP, por boca de su secretaria general, María Dolores de Cospedal, negó ayer de forma contundente que haya dos opciones. Los populares solo aceptan una. "La única declaración que vale es el fin de ETA, que se disuelva y deje las armas", aclaró. Batasuna no puede hacer ni decir nada que varíe su ilegalidad. "Si ETA quiere dejar de matar definitivamente, entonces un gobierno democrático podrá hablar de otras cosas", pero, "sin ese anuncio, ni hay listas ni hay candidatos ni hay nada", advirtió.

El PP no piensa, a diferencia del Ejecutivo, valorar movimiento alguno de Batasuna porque, como señalaron los tribunales, "todo es ETA, no hay distintas bandas ni distintos bandos dentro de ETA". De Cospedal dijo que están "hartos" de que en los meses previos a unas elecciones comiencen "los juegos internos para tratar de engañar y colarse en las listas", con falsas "estrategias de buenos y malos" y anuncios de "escaramuzas, intentos y disimulo". El partido que lidera Mariano Rajoy lo tiene claro: todo lo que salga del entorno de ETA son "candidaturas-trampa".

La afirmación del Gobierno de que la política antiterrorista "no ha cambiado un ápice" no ha disipado "las dudas" en el PP por los guiños a la izquierda abertzale, pero el primer partido de la oposición se conformará, de momento, con lanzar este aviso, estará "muy vigilante", y recuerda a Zapatero que "la prueba de fuego" para la unidad antiterrorista se vivirá en las semanas previas a las elecciones locales de 2011, cuando deberá demostrar que está dispuesto a impedir que el entorno de ETA vuelva a las instituciones.

El nuevo secretario de Organización del PSOE, Marcelino Iglesias, apostó en su estreno por tranquilizar al PP, por pedir a todos los partidos "prudencia" y por "proteger" del debate partidista el actual pacto antiterrorista. Insistió en que "no va a haber modificaciones" en la política contra ETA y su entorno, pese a admitir que "no es lo mismo que (desde Batasuna) defiendan la violencia a que pidan que desaparezca".

Pero el presidente del Congreso, el socialista José Bono, opina exactamente lo mismo que el PP. Le da igual lo que haga Batasuna. Cree que lo único que importa es lo que haga ETA. "Lo que diga Batasuna no acabo de creerlo, lo leo, lo miro, pero ni los he creído a la primera, ni a la segunda, ni les voy a creer ahora", señaló en la cadena Ser. Justo en el punto contrario está el dirigente más soberanista del PNV, Joseba Egibar, quien indicó en Onda Vasca que aún no se dan las condiciones para iniciar un proceso de paz en el País Vasco, pero que "dentro de poco se pueden dar" y que Zapatero estará obligado a hacer "su aportación" para lograr el fin de ETA.

Etiquetas