Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

LA CAPILLA ARDIENTE SE INSTALó EN EL CONGRESO

El Rey: "Ha muerto un gran hombre de Estado y un demócrata"

Los Reyes, el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, y las más altas autoridades del Estado han dado su último adiós al ex presidente del Gobierno Leopoldo Calvo Sotelo en el Congreso de los Diputados, en donde está instalada la capilla ardiente, a la que están acudiendo cientos de ciudadanos.

El féretro, con los restos mortales de quien fue un fiel creyente de la Transición, ha sido recibido en las puertas del Congreso por José Luis Rodríguez Zapatero y su esposa, Sonsoles Espinosa, además de por los titulares del Congreso y del Senado, José Bono y Javier Rojo, respectivamente.

Junto a las escaleras del Congreso también esperaban a los familiares de Calvo Sotelo la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, y el jefe del Estado Mayor del Ejercito, el general Félix Sanz Roldán.

Los restos mortales de Calvo Sotelo han sido introducidos por la Puerta de los Leones, "por la puerta grande" de la Cámara, según resaltaba José Bono, y a hombros de militares, que le han rendido un homenaje.

En la calle, más de 200 personas aguardaban al mediodía la apertura de la capilla ardiente a lo largo de la Carrera de San Jerónimo para despedir a quien fue presidente del Gobierno español por un corto periodo de tiempo en el que tuvo que afrontar el golpe de Estado del 23-F de 1981.

Los ciudadanos rinden así homenaje a quien, como ha recordado el presidente del Senado, "supo estar a la altura de las circunstancias" y que ahora "disfrutamos de un país maravilloso" gracias a personas como él."

Ante los pies del féretro, rodeado de coronas de flores, los ciudadanos se paran brevemente, mientras la viuda, Pilar Ibáñez-Martín, y sus hijos, que se encuentran en un lateral del salón, reciben el pésame de las numerosas personalidades que se están acercando al Congreso.

Junto al féretro, cubierto por la bandera española y flanqueado por soldados de los tres Ejércitos y por agentes de la Guardia Civil, se encuentra el Collar de la Real y Distinguida Orden de Carlos III, que le ha impuesto hoy el Rey Don Juan Carlos en un emotivo acto en el Salón de los Pasos Perdidos, al que ha asistido junto a Doña Sofía y los Príncipes de Asturias.

Para Don Juan Carlos, "ha muerto un gran español, un gran hombre de Estado, un demócrata y una persona muy querida", según una declaración dada a conocer esta mediodía por la Casa del Rey.

Los familiares del ex presidente han recibido las condolencias de José Luis Rodríguez Zapatero, quien ha asegurado que una democracia es grande si reconoce y homenajea a sus grandes hombres, y de la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega.

También la de otros miembros del Gobierno, como la ministra de Educación, Mercedes Cabrera, que es sobrina de Calvo Sotelo; el de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba; el de Exteriores, Miguel Angel Moratinos; el de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, la de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, y el de Cultura, Cesar Antonio Molina.

El Gobierno, en una declaración institucional, ha expresado su reconocimiento al "valioso servicio" prestado por Calvo Sotelo a la democracia.

Además, han dado el pésame a la familia el ex presidente del Gobierno José María Aznar, que abandonó el Congreso minutos después que los Reyes, y, en representación del también ex jefe del ejecutivo Adolfo Suárez, su hijo Adolfo Suárez Illana. Felipe González no ha podido acudir ya que se encuentra fuera de España.

El líder del PP, Mariano Rajoy, ha ensalzado el papel que desempeñó Calvo Sotelo para recuperar la "normalidad" en una de las etapas "más complicadas de la historia de España", una visión que ha compartido el presidente fundador del PP, Manuel Fraga, quien ha subrayado su papel jugado durante la Transición.

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, así como otros dirigentes de su partido y del PSOE han querido también acompañar a la familia, al igual que el ex jefe de la Casa Real Sabino Fernández Campo, el ex ministro Rodolfo Martín Villa y el ex presidente del Congreso Landelino Lavilla.

La capilla ardiente quedará abierta hasta las nueve horas de mañana, lunes, en que los restos mortales serán trasladados a la localidad lucense de Ribadeo para recibir sepultura. El próximo jueves se celebrará un funeral de Estado en la Catedral de la Almudena.

Etiquetas