Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

EN SU TRADICIONAL DISCURSO

El Rey defiende España, "unida, diversa y plural"

El monarca, que destacó la vigencia de la Constitución, pidió entendimiento a los partidos para superar la crisis.

Los Reyes de España observan el botafumeiro durante la misa en la que don Juan Carlos realizó la invocación al Apóstol.
El Rey defiende España, "unida, diversa y plural"
LAVANDEIRA/EFE

El Rey aprovechó ayer el tradicional discurso ante el apóstol Santiago, con motivo del Año Santo Compostelano, para defender una España "unida" al tiempo que "diversa y plural", para destacar la total vigencia del pacto político de la Transición y de la Constitución de 1978, y para demandar, como ya hizo en sus dos últimos mensajes de Navidad, el "entendimiento de todos" para salir de la recesión económica.

Con citas reiteradas a la crisis económica y con alusiones implícitas a la polémica territorial desatada por el fallo del 'Estatut', don Juan Carlos, durante su ofrenda en la catedral de Santiago, destacó que "vivimos tiempos difíciles y complejos", por lo que rogó al patrón de España: "Ilumina a nuestras autoridades y responsables políticos, económicos y sociales, para que sirvan con generosidad al interés general y favorezcan siempre la cohesión y el entendimiento entre todos", con el objetivo de que atiendan con "eficacia" a los problemas de los ciudadanos.

El Rey, que al término del acto, y junto a doña Sofía, abrazó la imagen del patrón, pidió al santo que "fomente todo aquello que nos une y nos hace más fuertes", lo que "asegura la solidaridad entre nuestras comunidades autónomas", y que "hace de España la gran familia unida, al tiempo que diversa y plural, de la que nos sentimos orgullosos".

En un claro elogio al pacto constitucional, destacó que "nuestro país ha forjado en las últimas décadas, gracias a la voluntad de entendimiento y el esfuerzo de todos, una de las etapas más fecundas de nuestra historia", con "una moderna articulación territorial" y un "intenso bienestar social".

"No es tiempo de desánimo"

El jefe del Estado reivindicó la vigencia y la utilidad de la Constitución para "reforzar los pilares de nuestra convivencia en libertad en torno a las reglas y principios que nos hemos querido dar", por lo que solicitó al Apóstol que "nos ayude a conservar y mejorar cada día lo mucho que hemos conseguido", al tiempo que animó a los responsables públicos a que "promueven el diálogo y el consenso, la tolerancia y el respeto mutuo, el amor a la justicia, y la equidad".

Don Juan Carlos hizo votos por "resolver cuanto antes" la crisis económica y señaló que es más imprescindible que nunca "afrontar unidos los problemas que nos aquejan" y alentar valores como "el afán de superación, la voluntad de concordia y el compromiso de solidaridad", que desde la Edad Media inspiran el Camino de Santiago. Al igual que con el debate territorial, con la batalla contra la crisis apostó con claridad por el consenso, el respeto a la ley y la implicación de todos sin excepciones.

"No es tiempo -dijo- de desánimo sino de mucho trabajo y dedicación", de "rigor y de grandes valores éticos" para "reemprender juntos, con solidez y planteamientos integradores, el camino de progreso, empleo y mayor bienestar". Animó a todos a arrimar el hombro ante estos dos retos nacionales, el estado autonómico español y el desarrollo económico, porque "es hora de redoblar esfuerzos animados por la confianza y la esperanza que los españoles debemos tener en España", que siempre "ha sabido sobreponerse a las dificultades y resolver los problemas con la entrega de todos y en el marco de nuestra Constitución".

Referencias al terrorismo

El monarca, de hecho, mostró su querencia por la diversidad lingüística de España y aprovechó la estancia en la catedral de Santiago para leer tres de los últimos párrafos de la ofrenda en gallego, así como para elogiar la belleza y la riqueza cultural de esta comunidad autónoma.

El Rey no olvidó una alusión a la lacra etarra. "Ayúdanos -pidió al santo- a erradicar el odio, la violencia y la sinrazón de la barbarie terrorista cuyas víctimas y familiares afectados merecen todo nuestro respaldo y están siempre en nuevos corazones". En un punto tan fundamental para el arte y la cultura europea como el final del camino compostelano, volvió a reclamar, como ya hiciese hace poco más de un mes en Madrid, con motivo del 25 aniversario de la adhesión española a la Unión Europea, una Europa "cada vez más integrada para hacer valer su voz en esta era de la globalización".

La celebración en la capital gallega del Año Santo (o Xacobeo) ocurre cada vez que el santo del patrón, el 25 de julio, cae en domingo. El próximo Xacobeo será dentro de 11 años, en 2021.

Etiquetas