Despliega el menú
Nacional

MEDIDAS CONTRA LA CRISIS

El PSOE y el PP reducen los gastos electorales

Los populares abogaban por recortar el doble, pero renuncian a sus pretensiones en aras del consenso.

José Blanco firmó el acuerdo
Blanco: "El Estado autonómico no será perfecto hasta que las CCAA recauden sus impuestos"
J.L. PINO. EFE

La campaña electoral de las elecciones municipales de 2011 será más austera que la de 2007 y solo durará 15 días. Este es una de las principales novedades del acuerdo que ayer sellaron José Blanco, vicesecretario general del PSOE, y Ana Mato, vicesecretaria de Organización del PP, para reducir un 15% el tope de gasto electoral y menguar el 10% en las ayudas para el envío postal de propaganda. Esto supondrá que el Estado restringirá en la misma cuantía las ayudas que otorga a las formaciones políticas por los votos y representantes obtenidos en la convocatoria anterior.

El PP, en aras de lograr el consenso con el PSOE, ha cedido a su pretensión inicial que fijaba el recorte en un 30% y en un 25%, respectivamente. Mato explicó que los pormenores de este pacto se debatirán en la subcomisión de reforma de la ley electoral, donde se buscará el respaldo de los grupos nacionalistas y de izquierda.

El PNV y CiU expresaron, inicialmente, su malestar por la forma en la que se quiere ejecutar la mencionada reducción del gasto electoral, aunque comparten el fondo del asunto, es decir, que el dispendio sea menor.

Los populares anhelaban que el nuevo límite de gasto electoral también afectase a las contiendas autonómicas de 2011. No podrá ser porque se necesita un cambio normativo que deben aprobar los distintos parlamentos regionales.

Blanco y Mato, arropados por el secretario de Ciudades y Política Municipal del PSOE, Antonio Hernando, y los ponentes del PP y el PSOE en la subcomisión de reforma electoral, José Antonio Bermúdez de Castro y José María Benegas, coincidieron en que sería un contrasentido exigir a todas las administraciones un esfuerzo para contener el gasto público y no aplicar la misma receta a las fuerzas políticas.

Sin vallas ni otros soportes

Los 45 días de precampaña electoral, que por la fuerza de la costumbre se han convertido en campaña pura y dura, la dedicarán los candidatos a exponer sus ideas y propuestas a través de medios de comunicación o mediante mítines, pero sin recurrir a vallas u otros soportes publicitarios de pago. "Creo que todos los españoles saben perfectamente quiénes nos presentamos a las elecciones", acotó Mato.

Otra apuesta importante es el compromiso adquirido por socialistas y populares de dotar al Tribunal de Cuentas para que realice sus trabajos de fiscalización en el menor tiempo posible. En la actualidad, las auditorías de las cuentas de los partidos llegan al Congreso con entre cuatro y cinco años de retraso, lo que puede dar pie a que algunas irregularidades contables lleguen a prescribir desde un punto de vista legal.

Con este ahorro, internet, sobre todo mediante las redes sociales, jugará un papel clave a la hora de comunicar los mensajes proselitistas, sobre todo porque se trata de un medio casi gratuito. Los partidos, no obstante, mantendrán las caravanas de sus principales dirigentes.

En las últimas generales, las formaciones políticas gastaron 67,7 millones de euros, de los que 41,6 correspondieron a gastos electorales generales y 26,1 al envío de propaganda electoral.

Etiquetas