Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

PARTIDOS/PSOE

El PSOE intentará que los inmigrantes voten en municipales sin reciprocidad "exacta" para los españoles

El grupo socialista presentará en el Congreso una fórmula que permita sortear la Constitución.

El PSOE quiere que los inmigrantes con residencia legal en España puedan votar en las municipales sin necesidad de que haya una "reciprocidad exacta" para los españoles en sus países de procedencia. El grupo parlamentario socialista cree haber dado con la fórmula para sortear la exigencia constitucional que dificulta la puesta en práctica de la que fue una de las propuestas estrella del 37 congreso del partido. Según su portavoz en la cámara baja, José Antonio Alonso, se interpretará que el requisito se cumple cuando se permita a los españoles ejercer el derecho a la participación en "procesos electorales de naturaleza política", y no necesariamente en comicios locales.

La propuesta que los socialistas quieren llevar a la primera reunión de la subcomisión parlamentaria creada en el Congreso para estudiar la reforma de la ley orgánica del régimen electoral general pretende hacer viable la implicación de colectivos muy numerosos en España, como el marroquí, en la vida municipal.

Marruecos, país del que procede el mayor grupo de ciudadanos con tarjeta de residencia, unos 676.000, celebra elecciones locales, pero su sistema democrático no es homologable al español. Y mucho menos lo es, por ejemplo, el de la República Popular China, cuyos nacionales forman el octavo grupo más numeroso de población extranjera en territorio español.

El subterfugio del PSOE podría salvar los obstáculos legales que impiden su participación electoral. Pero tampoco resuelve los problemas que existen con países como Ecuador, en los que la Constitución reserva el derecho al sufragio exclusivamente a sus nacionales. La cuestión no es baladí, porque en España hay, según el último censo, 451.000 ecuatorianos. El Gobierno del país sudamericano ha emprendido ya, en todo caso, una reforma de su ley fundamental que debería servir para eliminar esta restricción, pero todavía debe ser sometida a referéndum.

Coordinación

El Ejecutivo nombró el pasado agosto a Gonzalo de Benito Secades embajador especial para la negociar con los ejecutivos extranjeros modificaciones legales de esta índole. Sin embargo, aún no ha tomado posesión de su cargo. Fuentes del Ministerio de Exteriores, explican que las cosas no van al ritmo anunciado por Alonso, quien aseguró que lo que se pretende es que el derecho al sufragio de inmigrantes extracomunitarios sea ya una realidad en las elecciones de 2011. A día de hoy, dicen, lo único que se está haciendo es recabar informes jurídicos y trabajar con los ministerios de Justicia e Inmigración para definir los objetivos. En el ministerio de Presidencia, encargado de coordinar la iniciativa, también se aboga por la cautela. "Todo está aún en período de evaluación", alegan.

En el partido y en el grupo parlamentario, no obstante, se quiere dar al asunto carácter prioritario. Alonso dio también por definidos los requisitos de permanencia exigibles a los futuros votantes. Deberán tener, según explicó, cinco años de residencia legal. En el caso de quienes provengan de países iberoamericanos o especial vinculación con España, como Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial, Portugal o los sefardíes, será de dos años, que es también el plazo a partir del cual pueden solicitar la nacionalidad española.

Fuentes de la vicepresidencia primera insisten en que también eso está aún en estudio. Aún así, admiten que la propuesta anunciada por el portavoz socialista es una de las contempladas.

Para intentar que el voto pueda extenderse al mayor número de extranjeros extracomunitarios -3,1 millones en España- también se analiza la posibilidad de no hacer imperativa la suscripción de convenios de reciprocidad con todos los países de origen. En la actualidad, España tiene acuerdos con Noruega, Chile, Argentina, Colombia, Uruguay y Venezuela, pero sólo se aplica el sellado con el país báltico.

Etiquetas