Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

PARTIDO SOCIALISTA

El PSOE quiere a Zapatero como candidato

La remodelación del Gobierno no logra desactivar el debate sobre la sucesión del líder socialista en 2012. Tomás Gómez dice que la incertidumbre debilita el proyecto político.

Un Marcelino Iglesias sin corbata saluda a su antecesora en el cargo, y ahora ministra de Sanidad, Leire Pajín
País Vasco y Cataluña centran el discurso de Iglesias en su estreno
EFE

La maniobra de José Luis Rodríguez Zapatero para poner a toda máquina los motores del PSOE, rumbo a las próximas citas electorales, tiene un lastre. El díscolo secretario general de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, lo puso de relieve en el Comité Federal del pasado sábado al atreverse a decir lo que también otros piensan, pero consideran inoportuno decir ahora: que la incertidumbre sobre quién será su candidato debilita el proyecto socialista. El nuevo secretario de Organización, Marcelino Iglesias, salió al quite en su estreno y afirmó que no hay "ninguna duda" de que Zapatero repetirá.

La afirmación del dirigente socialista responde más al deseo de retirar de la primera línea del debate político este asunto que a la certeza real de que el presidente del Gobierno optará a un tercer mandato; algo de lo que, según fuentes del partido, ni siquiera se habló durante la ejecutiva de este lunes. El caso era despejar el balón. Y la prueba de ello es que el número tres del PSOE y presidente de Aragón -un barón de peso- no fue capaz de reprimir un cierto reproche hacia el líder del PSM por poner de nuevo sobre la mesa algo que efectivamente es problemático, pero que no tiene visos de resolverse en un plazo breve. Los socialistas que tienen con Zapatero un trato más cercano han asumido ya que no despejará la incógnita hasta después de las elecciones autonómicas del 22 de mayo.

Lo cierto es que si el presidente del Gobierno creía que con la remodelación del Ejecutivo bastaría para calmar las aguas internas y disipar los temores de los candidatos autonómicos a un desastre electoral se equivocó. Ya se lo hicieron ver en la reunión que este fin de semana celebró la plana mayor del partido en la sede de la madrileña calle Ferraz. Y el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, volvió a demostrarlo ayer al advertir que el PP puede arrebatar al PSOE esta comunidad, histórico feudo socialista. "No hay que echar las campanas al vuelo, relajarse y confiarse -señaló en la Cope- hay que trabajar mucho porque la situación está bastante igualada".

Barreda, que volvió a defender la necesidad de que se limiten a dos los mandatos en el Gobierno, alertó de que la estabilidad institucional que se vanagloria de haber logrado Zapatero gracias a los acuerdos con el PNV y CC estará de nuevo en peligro si los comicios de 2011 arrojan un pobre resultado para su formación. En su estreno como secretario de Organización, Iglesias trató de apagar también este fuego con la promesa de que, desde Ferraz, se ayudará "a todos los territorios".

Iglesias se lanzó desde el primer día a intentar taponar las fugas que ya se le han presentado al plan maestro de Zapatero para recuperar la iniciativa. Ahora bien, es consciente de que hay debates, como el de la sucesión, que se pueden contener a duras penas. Por si acaso, él afirmó que su convicción, tras oír a todos los líderes territoriales, es que el PSOE "da por supuesto" que su secretario general será candidato en 2010."

Etiquetas