Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

REACCIONES AL COMUNICADO DE ETA

El Príncipe: "Quienes han martirizado a la sociedad asumen su derrota"

Don Felipe hacalificado el anuncio de ETA como "una buena noticia" y ha pedido "cariño" y "respeto" para las víctimas de la banda en su Don Felipe calificó el anuncio de ETA como "una buena noticia" y pidió "cariño" y "respeto" para las víctimas de la banda en su discurso con motivo de la entrega de los Premios Príncipe de Asturias.

El Príncipe de Asturias durante su discurso en Oviedo
El Príncipe: "Quienes han martirizado tantos años a la sociedad española asumen su derrota"
EFE

El príncipe de Asturias considera "una gran victoria" del Estado de Derecho la noticia de que ETA asuma la derrota de la violencia terrorista y pide rendir homenaje a las víctimas "en esta hora en la que la libertad y la razón se abren camino sobre la barbarie".

Don Felipe, que presidió, acompañado de la princesa de Asturias y en presencia de la reina, la ceremonia de entrega de la XXXI edición de los Premios que llevan su título, comenzó su discurso con unas palabras dedicadas a la "buena noticia" que supone el anuncio sobre el cese de la actividad armada hecho por ETA.

Tras destacar que "quienes han martirizado durante tantos años a al sociedad española con su violencia terrorista" asumen así la "derrota" de ese proceder, el heredero de la Corona subrayó que se trata de "una victoria de la voluntad y determinación de las instituciones democráticas, del sacrificio y el trabajo abnegado, eficaz, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad" y del conjunto de la sociedad.

"En esta hora en la que la libertad y la razón se abren camino sobre la barbarie, quiero volver la mirada, querría que todos unidos volviésemos la mirada, con inmenso cariño y respeto hacia las víctimas, hacia su dolor, y rendir el homenaje más emocionado a su memoria, a su dignidad", añadió.

Las más de 1.500 personas que asisten a la ceremonia en el Teatro Campoamor de Oviedo han secundado estas palabras con una prolongada ovación puestas en pie.

También aprovechó las palabras dedicadas al atleta etíope Haile Gebrselassie, ganador del Premio de los Deportes y promotor de proyectos de ayuda a las poblaciones más desfavorecidas de África, para desear el "regreso a casa" de las dos cooperantes españolas secuestradas en Kenia y retenidas en Somalia.

Crisis económica

Don Felipe advirtió asimismo de que el "difícil tiempo" que le toca vivir ahora a los españoles con una crisis "ya larga" que provoca "graves consecuencias en todos los órdenes", exige evitar "las confrontaciones y las divisiones estériles", por lo que ha animado a respetar y ser capaces de integrar "las sensibilidades y las opiniones divergentes" en beneficio del interés general.

"Busquemos, con sentido de la responsabilidad, criterios comunes en lo esencial", insistió el príncipe, antes de argumentar que "debatir rigurosamente no es enfrentar, sino construir" y "aportar soluciones no es sinónimo de repudiar por sistema las ajenas".

El heredero de la Corona dedicó una parte importante de su discurso a reflexionar sobre una crisis económica que pone a prueba los modos de vida de los españoles y ante la que don Felipe insta a actuar "con decisión y valentía", sin pesimismo, con "espíritu colectivo de superación" y aprovechando la experiencia de que España ha logrado muchos éxitos, pero "no sin sacrificios ni renuncias".

"Hoy, más que nunca, tenemos que estar unidos en torno a nuestros grandes objetivos nacionales y, muy especialmente, para afrontar ese gran reto que es recuperar el empleo", sobre todo para los más jóvenes, "que tienen derecho a que la sociedad les abra las puertas de la esperanza", recalcó el príncipe.

En este escenario de dificultades económicas, considera "imprescindible" avanzar en la construcción europea, "que se encuentra hoy en una de las encrucijadas más decisivas de su historia", y también cree necesario "engrandecer" la solidaridad de los españoles con "quienes más lo necesitan".

Premios

En su intervención, que puso fin a la ceremonia de entrega de los galardones, don Felipe elogió los méritos y las trayectorias de cada uno de los premiados, que contagian "la pasión por crear, la ilusión por innovar", con valores e ideales que deben inspirar siempre a todos.

Así, después de rendir memoria al recientemente fallecido Juan Luis Iglesias, que fue secretario general de la Fundación Príncipe de Asturias, valoró el talento y la "exquisita sensibilidad" del director de orquesta Riccardo Muti, galardonado con el Premio de las Artes, así como el empeño del psicólogo Howard Gardner, premio de Ciencias Sociales, por mejorar la formación de los seres humanos.

Don Felipe destacó a continuación la "misión admirable" con la que The Royal Society, premio de Comunicación y Humanidades, extiende las fronteras del conocimiento y los esfuerzos de Bill Drayton, distinguido en la categoría de Cooperación Internacional, para "cambiar y mejorar el mundo".

Después de reseñar los nuevos caminos abiertos frente a las enfermedades neurodegenerativas por Joseph Altman, Arturo Álvarez-Buylla y Giacomo Rizzolatti -que comparten el premio de Investigación Científica y Técnica-, elogió la constancia, el talento y la sinceridad con que Leonard Cohen, galardonado con el Premio de las Letras, se esfuerza por conseguir que la poesía y la música se conviertan "en un lugar de encuentro y entendimiento".

El príncipe dedicó además unas cariñosas palabras a Gebrselassie, "un ídolo para millones de personas" por su voluntad, su espíritu de sacrificio y su sensibilidad ante las carencias de sus compatriotas, y ha rendido homenaje al "inmenso espíritu de sacrificio" de los "héroes de Fukushima", sobre quienes afirmó: "nos emociona su coraje y nos admira su fortaleza".

Etiquetas