Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

EL JUEZ HA SIDO SUSPENDIDO

El CGPJ aplaza su decisión sobre el traslado de Garzón

El pleno del Consejo General del Poder Judicial ha acordado suspender cautelarmente de sus funciones al juez, que pidió su incorporación a la Corte Penal Internacional.

Garzón, a su salida del tribunal
El CGPJ aplaza su decisión sobre el traslado de Garzón
EFE

El Consejo General del Poder Judicial ha aplazado su decisión sobre el traslado temporal a la Corte Penal Internacional del juez Baltasar Garzón, que ha sido suspendido cautelarmente de sus funciones en la Audiencia Nacional.

Así lo han informado fuentes del órgano de gobierno de los jueces, que han señalado que los miembros de la Comisión Permanente del CGPJ han acordado pedir nuevos informes sobre el asunto, entre ellos uno a la sala de lo penal del Tribunal Supremo, la encargada de juzgarle por declararse competente para investigar los crímenes del franquismo.

El Consejo ya ha comunicado a Garzón que aún no hay respuesta a su petición de traslado, según las mismas fuentes.

Después de 22 años trabajando al frente del juzgado de instrucción número cinco, Baltasar Garzón abandonó entre lágrimas la Audiencia Nacional española, desde la que persiguió al ex dictador chileno Augusto Pinochet, a represores de la dictadura argentina, a terroristas y a narcotraficantes.

Y desde la que también intentó sin éxito investigar uno de los episodios más oscuros de la historia de España: las más de 100.000 desapariciones a manos de los franquistas durante la guerra civil (1936-1939) y la posterior dictadura de Francisco Franco (1939-1975).

Eran cerca de las 14.00 cuando el juez, de 54 años, salió del tribunal por la puerta principal. Poco antes, y mientras tomaba declaración a un imputado, le habían comunicado por teléfono lo que se sabía de antemano que iba a ocurrir.

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) decidió suspenderlo cautelarmente, después de que el juez del Tribunal Supremo Luciano Varela abriese el miércoles juicio oral contra él por presunta prevaricación intencionada en la investigación de los crímenes franquistas. Garzón debía abandonar "de forma automática" la Audiencia Nacional.

Jueces, fiscales y otros funcionarios se reunieron en la puerta de la audiencia, muy cerca del Supremo, en el que tendrá que sentarse en el banquillo de los acusados, para despedirlo con aplausos, abrazos y ovaciones, junto a ciudadanos anónimos congregados allí para expresarle su solidaridad y apoyo.

El "triunfo" de la ultraderecha

Prácticamente a la misma hora, el ultraderechista Miguel Bernad, secretario general del autodenominado sindicato Manos Limpias -no cuenta con representación en ningún centro de trabajo de España-, anunciaba en rueda de prensa el "triunfo de toda la sociedad". La suspensión de Garzón, dijo, demuestra que "nadie está por encima de la ley".

Fue la querella de Manos Limpias contra Garzón por supuesta prevaricación la que inició el proceso contra el juez más conocido de España. Se le unió después la organización Libertad e Identidad. Y posteriormente presentó otra querella Falange Española de las JONS, heredera del partido único sobre el que se asentó la dictadura de Francisco Franco (1939-1975), si bien esta formación fue expulsada del proceso recientemente.

Las acusaciones sostienen que Garzón se declaró competente en 2008 para investigar la desaparición de miles de personas durante la Guerra Civil (1936-1939) y la posterior dictadura, pese a que sabía que por ley no le correspondía hacerlo, en virtud de la Ley de Amnistía de 1977. Como castigo piden que sea inhabilitado durante 20 años.

"El hecho de que aparten del ejercicio de su profesión al juez Garzón, o cualquier otro juez, por pretender enjuiciar los crímenes de la dictadura franquista, me provoca una desasosegante desconfianza en nuestro sistema judicial", aseguró el cineasta Pedro Almodóvar en una de las primeras reacciones del mundo de la cultura, en el que un sector lleva semanas apoyando públicamente al juez.

"Las lágrimas del juez Garzón hoy son mis lagrimas. Hace años, un mediodía, conocí una noticia que fue una de las mayores alegrías de mi vida: el procesamiento de Pinochet. Este mediodía he recibido otra noticia, ésta de las más tristes y desesperanzadas: que quien se atrevió con los dictadores ha sido apartado de la magistratura por sus pares", manifestó por su parte el Premio Nobel de Literatura José Saramago.

Plataformas culturales en apoyo de Garzón y en defensa de las víctimas del franquismo ya han convocado una oleada de actos en solidaridad con el magistrado.

Etiquetas