Despliega el menú
Nacional

TERRORISMO

El Poder Judicial reprocha al mayor sindicato policial sus "ataques personales" al juez Pedraz

El secretario del SUP llamó «pijo rojo» al magistrado por dejar en libertad bajo fianza a un detenido por 'kale borroka'

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) reprochó este jueves con dureza los «ataques personales» que el secretario general del Sindicato Unificado de Policía (SUP), la mayor central del cuerpo, lanzó la semana pasada contra el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz.

Las descalificaciones de José Manuel Sánchez Fornet, a las que se adhirieron otros portavoces de sindicatos policiales y de la Guardia Civil, se produjeron después de que el magistrado dejase en libertad bajo fianza a un detenido por actos de 'kale borroka' en Vitoria y se negase a autorizar su incomunicación y el registro de dos viviendas vinculadas a su familia. Aliende Hernández fue detenido el 5 de agosto por la Guardia Civil acusado de lanzar cócteles molotov contra la fachada de la Subdelegación del Gobierno en Álava y dos días después quedó en libertad bajo fianza de 6.000 euros por orden judicial.

La comisión permanente del CGPJ analizó las reseñas de prensa remitidas por Pedraz y concluyó que el máximo órgano de gobierno de los jueces «no permite ni puede amparar los ataques personales ni la deslegitimación de los magistrados, titulares del Poder Judicial, máxime cuando se trata del representante de un colectivo compuesto por policías que dependen funcionalmente de la autoridad judicial».

Los responsables del Poder Judicial recuerdan que esta institución ha mantenido que «la crítica hacia las resoluciones judiciales resulta siempre lícita y deseable en un estado de derecho», pero consideran que, en esta ocasión, Sánchez Fornet ha rebasado con sus comentarios los límites de la libertad de expresión, y más aún los límites de la crítica desde un cuerpo policial.

Polémica terapia

El secretario general del SUP dijo que Pedraz es «el típico pijo rojo de los años ochenta que no acaba de entender lo que es el terrorismo» y propuso como terapia que, si no consideraba que lo ocurrido en Vitoria es un acto de terrorismo, «deberían tirar cócteles molotov todos los días contra su casa, a ver cómo lo interpretaba».

El líder sindical señaló que lo que hizo el magistrado es «el típico ejemplo de justicia mal entendida que sirve para prolongar el sufrimiento que causarán los futuros terroristas». También recordó que Pedraz fue uno de los miembros del tribunal que sólo consideró a Jarrai una «asociación ilícita» en una sentencia que luego fue revocada por el Tribunal Supremo, que dejó claro que el grupo juvenil era una «organización terrorista» que actuaba a las órdenes de ETA.

Etiquetas