Despliega el menú
Nacional

INTERIOR

El juez de Coslada envía a prisión al jefe de la Policía Local y a diez agentes

Así lo han confirmado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), que han precisado que el juez, que estaba de guardia el fin de semana, envió este domingo a prisión al antiguo conductor del máximo responsable de la Policía Local de Coslada y a uno de los agentes que tras su detención el pasado viernes fue puesto en libertad.

El juez de instrucción número 1 de Coslada ordenó el ingreso en prisión incondicional del jefe de la Policía Local de Coslada, Ginés Jiménez, y otros diez imputados en la operación 'Bloque' por su presunta implicación en la trama de corrupción y extorsión a comerciantes y prostitutas del municipio. Para dos de los agentes, David M.G. y Pedro P.F., decretó prisión eludible bajo fianzas de 6.000 euros y 12.000 euros, respectivamente.

Antes, a instancias del fiscal, la magistrada acordó esta decisión tras concluir las vistillas celebradas para decidir sobre la situación personal de los implicados. Al supuesto cabecilla de la red corrupta se le imputan delitos de extorsión, amenazas, prevaricación, cohecho y tenencia y depósito de armas. A su número dos, de nombre Carlos, se le acusa de asociación ilícita, incitación a la prostitución, abusos sexuales, contra la integridad moral, lesiones, sustracción y apropiación indebida de droga y dinero, prevaricación, estafa y contra la Administración de Justicia por la manipulación de pruebas.

Los imputados abandonaron sobre la medianoche en furgones policiales las dependencias judiciales con dirección al módulo ocho de Alcalá Meco.

La fiscal solicitó el ingreso en prisión incondicional y sin fianza de los imputados basándose en la gravedad de los hechos cometidos, en la posible obstrucción a la acción de la justicia, la alarma social creada y el abuso de autoridad.

Declaración de inocencia

Todos los cabecillas se declararon inocentes de los cargos que se les imputan por su presunta implicación en la red de extorsión a comerciantes del municipio. El delito común del que se acusa a todos los detenidos es "asociación ilícita" por pertenecer al grupo 'Bloque', palabra que incluso llevaban tatuada en el cuerpo.

Por su parte, el abogado Alberto Fernández Palacios, que representa a Carlos, criticó que la fiscal utilice como argumentación la alarma social puesto que este indicio es "inconstitucionalmente improcedente puesto que no está previsto en la Ley". "La alarma social la ha creado el pueblo y los medios de comunicación", indicó.

Los otros dos imputados, Adrián Jaranego y Jorge López Aznar, ingresaron en la prisión de Soto del Real por orden del titular del Juzgado número 21 de Madrid, ante el cual declararon durante la jornada del domingo.

Precisamente, es previsible que la jueza de Coslada se inhiba a favor del titular del Juzgado número 21 de Madrid, Eduardo Cruz Torres, que instruye el caso a raíz de un investigación de la Brigada de Policía Judicial. Según los abogados, el magistrado dispone de abundantes pruebas incriminatorias contra los imputados, tales como videos, testigos protegidos, seguimientos, y la documentación incautada en los diferentes registros realizados. "Lo tienen todo controlado y bien atado", indicó Fernández Palacios.

Etiquetas