Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

FINANCIACIÓN AUTONÓMICA

El PP habla de "privilegios" en el modelo de financiación autonómica

El PSC advierte de que un fracaso en la negociación con Cataluña provocaría "incertidumbre" en la autonomía

La vicesecretaria general de Organización del PP, Ana Mato, acusó al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero de estar negociando bilateralmente y con "privilegios" el nuevo modelo de financiación autonómica, en alusión a Cataluña. Por ello, si el Ejecutivo quiere la colaboración popular, dice Mato, deberán escuchar algunas de sus exigencias. Por su parte, el PSC advirtió de que un fracaso en la negociación del modelo de financiación en Cataluña provocaría "incertidumbre" en la autonomía, así como un peligro de "radicalización muy grande".

"La negociación no se hace de manera bilateral, como se está haciendo, porque no hay que privilegiar a ninguna comunidad autónoma", sentenció Mato durante su intervención. Del mismo modo, enumeró algunas de las exigencias de su partido en esta materia, como mantener una negociación "multilateral" con las comunidades; lograr un acuerdo por unanimidad; garantizar la solidaridad para evitar desigualdades entre ciudadanos en materias básicas como la sanidad; y asegurar la corresponsabilidad fiscal.

Así, subrayó que es "imprescindible" que la financiación autonómica no se haga "a costa de subir los impuestos a los españoles". Según dijo, el propio vicepresidente económico, Pedro Solbes, explicó, quien, dice Mato, ha reconocido que "no hay dinero para esa cuestión" y, por lo tanto, "lo que no pueden pretender es que lo paguen los ciudadanos" con subidas de impuestos.

Otra de las exigencias del PP, prosiguió, será que el nuevo modelo de financiación autonómica incluya recursos para poder aplicar la Ley de Dependencia que se aprobó en la pasada legislatura y que "no está dotada económicamente". La responsable de Organización de los populares explicó que su partido cree que la población real de cada comunidad es el "criterio fundamental" a la hora de negociar la financiación autonómica, pero agregó que también hay que tener en cuenta otros criterios como la dispersión geográfica o el envejecimiento.

En su opinión, lo importante es que se presten los servicios a todos los ciudadanos con el mismo nivel de calidad vivan donde vivan. "Por tanto lo que hay que hacer es un sistema que permita la autonomía financiera de las comunidades y, desde luego, cubrir todas las necesidades de los ciudadanos de cada una de las autonomías", resumió.

"Incertidumbre" en Cataluña

Por su parte, el portavoz del PSC, Miquel Iceta, advirtió que un fracaso en la negociación del modelo de financiación con Cataluña provocaría en esa comunidad autónoma "incertidumbre", así como un peligro "de radicalización muy grande", además de abrirse "mayoritariamente la perspectiva del concierto económico", un sistema que él rechaza abiertamente. "No es que amenace. Digo lo que pasará. Si esto fracasa es muy grave, se puede producir un desplazamiento en un sentido de mayor radicalidad. Es lo que nos enseña la historia, cuando fracasan las reformas, acaban viniendo las revoluciones", argumentó.

Preguntado si el PSC podría llegar a no votar los Presupuestos Generales del Estado en caso de que no haya acuerdos en esa materia, Iceta, citando al presidente de la Generalitat, José Montilla, contestó: "Nosotros no estamos para hacer caer al Gobierno de Zapatero. Al revés, estamos para que dure mucho tiempo y coseche muchos éxitos, pero eso depende también en gran parte de su capacidad para responder a los compromisos adquiridos y de desarrollar el propio Estatut".

El dirigente socialista, quien respondió de manera ambigua a varias preguntas sobre este asunto, no quiso ponerse en la hipótesis de que no se consiga finalmente un acuerdo, subrayando que no van a enseñar las cartas y hacer movimientos antes de que corresponda, porque no van amenazando a la negociación. Sin embargo, recordó que el Estatut se juega en esta negociación su vitalidad. "Hemos pactado unas reglas del juego por cierto tiempo. Si cuando han pasado dos años decimos que ya no vale y entramos en un cierto limbo, sería muy malo. El deterioro de ese acuerdo político sería muy malo para Cataluña, pero también para España".

Unión entre partidos catalanes

Tras estas declaraciones, el vicesecretario general de coordinación interna de ERC, Eduard López replicó que "si no es una broma de verano del PSC", su formación está dispuesta "a estudiar seriamente el tema con el resto de partidos catalanes, en vista a un posible fracaso de las negociaciones con el Estado para conseguir un buen sistema de financiación para Cataluña".

Tras recordar que ERC "siempre ha defendido el concierto" económico, opinó que las declaraciones de Iceta "significan un reconocimiento implícito por parte del PSC de los límites y las insuficiencias del marco actual de las relaciones Cataluña-Estado".

Etiquetas