Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

FINACIACIÓN AUTONÓMICA

El Gobierno niega que haya rectificado

Zapatero niega que haya rectificado y dice que la «confusión» es «intencionada»Para el extremeño Fernández Vara (PSOE), el problema ha sido de comunicación.

Rodríguez Zapatero charla con Duran i Lleida ayer en la sesión de control en el Congreso.
El Gobierno niega que haya rectificado
PACO CAMPOS/EFE

La culpa del lío organizado a cuenta de la autorización de emisión de deuda a Cataluña no es del Gobierno ni de Artur Mas sino del resto de los presidentes autonómicos, que no saben lo que se aprueba en las reuniones del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) a los que asisten sus consejeros de Economía. Eso es lo que defendió este miércoles el Ejecutivo tras el aluvión de críticas que cayó sobre José Luis Rodríguez Zapatero desde comunidades de distinto signo político.

«Hay cierta confusión con alguna intención porque es evidente que hay un régimen ya fijado», se defendió el presidente del Gobierno en los pasillos del Congreso poco después de asistir a la sesión de control. El quid del asunto está, según aclara ahora el Ejecutivo, en que cuando Mas presumió en la Moncloa de haber obtenido permiso para realizar operaciones de deuda antes siquiera de que su plan de ajuste de déficit esté aprobado hablaba de refinanciación de la deuda que vence este año, no de incurrir en más deuda.

Zapatero alegó que ni hubo «trato de favor» ni existió «rectificación» posterior del Ejecutivo cuando prometió, en un intento de calmar a los furibundos presidentes autonómicos, que todas las demás comunidades tendrán un permiso idéntico. Su argumento es que en los CPFF quedó claro que quien, como Murcia, Castilla-La Mancha y Cataluña, rebasara el límite del 2,4% del déficit en 2010 tendría que presentar un proyecto creíble de ajuste para ser autorizado a emitir más deuda. Pero otra cosa, subrayan en el Gobierno, es una simple refinanciación.

Salgado critica a las autonomías

La vicepresidenta económica, Elena Salgado, fue muy crítica con los presidentes que se sintieron agraviados por el anuncio de Mas -un anuncio que nadie desde el Gobierno se preocupó en matizar hasta 24 horas después- y, en una entrevista en RNE, adujo que los gobernantes autonómicos deberían conocer lo que se aprueba en el órgano de cooperación entre las comunidades y el Estado antes de hacer declaraciones y dejarse llevar por los «deseos de dar una respuesta pronta» y los «prejuicios».

Varias comunidades, como Castilla-La Mancha o Canarias, cogieron ayer el guante lanzado por el Gobierno y anunciaron que pedirán autorización para refinanciar su deuda. El presidente castellanomanchego, José María Barreda, se mostró satisfecho y destacó que el Ejecutivo es el «principal garante» de la igualdad. Para el extremeño Guillermo Fernández Vara ha habido un problema de comunicación. Desde Cataluña, el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, tachó de «ignorantes» las críticas al principio de acuerdo alcanzado por Mas. Y, pese a las aclaraciones, la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, dijo que permitir endeudarse a todas las regiones «es malo para la economía española».

Etiquetas