Despliega el menú
Nacional

GRAPO

El fiscal pide 14 años para el supuesto dirigente de los GRAPO

Santiago David Garaboa confirmó su militancia en el PCE (r), órgano político de la banda, pero señaló que su acción era "única y exclusivamente política", añadiendo que "nunca" ha participado en una acción armada.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha mantenido su petición de 14 años de prisión para el miembro de los GRAPO Santiago David Garaboa, al que acusa de ser el máximo responsable de organización de la banda terrorista y del PCE(r), su órgano político.

En el juicio celebrado en este tribunal, el fiscal Miguel Ángel Carballo ha acusado a Garaboa de un delito de integración en banda armada en condición de dirigente, de otro continuado de falsificación y de una falta contra el orden público y ha pedido su condena al considerarle "no un mero integrante, sino dirigente o, como mínimo, jefe de grupo" de la banda terrorista.

La Fiscalía sustenta su acusación en la documentación hallada en el piso que Garaboa ocupó en Valladolid entre abril de 2002 y febrero de 2003, cuando huyó "precipitadamente" ante el "temor" que le produjeron las detenciones de integrantes de los GRAPO en Francia y España.

En el registro, la Policía encontró documentos manuscritos de la miembro de la banda ya condenada Yolanda Fernández y de María Aranzazu Díaz, en la actualidad presa preventiva de los GRAPO, y huellas de Lucio García, Ignacio Varela y Marcos Requeira, todos en prisión.

Asimismo, el representante del Ministerio Público se ha referido a la documentación que el acusado portaba en el momento de su detención el 30 de mayo de 2005, cuando llevaba diez documentos de identidad falsos con su fotografía, y al material hallado en los restantes pisos que ocupó en Madrid, Barcelona, Alicante y Zaragoza.

Según el fiscal, la documentación del PCE (r) encontrada y los indicios que determinan la presencia en los pisos ocupados por Garaboa de miembros de la banda terrorista o efectos tocados o escritos por ellos lleva a relacionar al acusado con la "función estratégica" de la banda terrorista.

Acción "exclusivamente política"

En su declaración, el acusado ha confirmado su militancia en el PCE (r), pero ha señalado que su acción era "única y exclusivamente política", añadiendo que "nunca" ha participado en una acción armada.

"Si en el año 2008 es delito ser comunista, es el único delito que yo he cometido" ha apuntado Garaboa, que ha asegurado que desde 2001 ejerció como periodista de la revista "Resistencia" y que todos los materiales incautados eran para elaborar dicha publicación.

El acusado ha afirmado considerarse un "represaliado político" y ha justificado la utilización de documentación falsa aludiendo a la necesidad de protegerse a sí mismo y a las personas con las que se relaciona.

Garaboa ha reconocido que compartió piso con Ignacio Varela, miembro de los GRAPO actualmente en prisión, pero ha negado que mantuviese relación con él a partir de su ingreso en la banda pues, según ha señalado, "no existe ningún vínculo orgánico entre GRAPO y PCE(r)".

Su defensa ha afirmado que de la prueba testifical, pericial y documental no se desprende "ni un solo dato" que relacione a su defendido con un hecho delictivo concreto y ha negado que se pueda sostener la integración y "mucho menos la condición de dirigente" de Garaboa.

Etiquetas