Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

POLÍTICA

El PP exige a Zapatero un plan de austeridad tajante y "que no se vaya por las ramas"

Ve en la oferta de diálogo del presidente una cortina de humo para no afrontar sus responsabilidades por la crisis.

María Dolores de Cospedal, número dos del PP, en la rueda de prensa de ayer.
El PP exige a Zapatero un plan de austeridad tajante y "que no se vaya por las ramas"
GUSTAVO CUEVAS

"Que no se vaya por las ramas", le pidió la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, al presidente del Gobierno para el pleno parlamentario de mañana, en el que José Luis Rodríguez Zapatero informará al Congreso de la situación económica y las medidas del Ejecutivo para superar la crisis. La demanda obedece al temor de la dirección popular de que el líder socialista oculte los datos del paro y el aumento del gasto público con ofertas de pactos de Estado al primer partido de la oposición.

 

Mariano Rajoy y su Comité de Dirección, reunidos en la habitual sesión de trabajo de los lunes, establecieron una estrategia para impedir que Zapatero desvíe la atención de la crítica situación económica con envites a la oposición y pospusieron cualquier diálogo al debate político que debe afrontar el presidente. El líder del PP ya advirtió el fin de semana que solo pactará con el Gobierno sobre la base de un plan económico de austeridad para reducir de forma drástica el gasto público, tal y como puntualizó De Cospedal ayer.

 

"Todo acuerdo tiene que pasar por un requisito inexcusable que es un plan de austeridad tajante y concreto", subrayó la secretaria general, "sin él, es imposible plantear otras medidas", añadió.

 

De Cospedal explicó que el PP está dispuesto a hablar de educación, energía o cualquier otro asunto pero mañana va a exigir al presidente "que hable de paro, de medidas para frenar el desempleo y de economía". Dijo también que la pretensión de su partido es debatir en el Parlamento sobre la situación económica en un debate "útil, eficaz y que sirva para solucionar los problemas de los españoles" que, según dijo, necesitan "confianza" por encima de todo y lo que tienen es un Gobierno que actúa "con improvisaciones, oportunismo, populismo y, muchas veces, engaño".

 

Fuentes de la dirección popular indicaron que el líder socialista "va a intentar lanzar cortinas de humo con ofertas de diálogo y de pactos de Estado a la oposición y desviar así la atención sobre su responsabilidad en la situación del país, para no hablar del paro ni de las subidas de impuestos que anunció". Por eso, De Cospedal insistió en delimitar el terreno para los acuerdos y distinguirlo del ámbito propio del debate.

 

Frente a las quejas de Zapatero, que le invitó a que "por una sola vez ponga algo de voluntad, se siente a hablar, piense en el Estado, en el interés general y no solo en criticar y descalificar", Mariano Rajoy recordó que "la oposición tiene dos obligaciones: primero, controlar al Gobierno, y segundo, presentar la alternativa". En declaraciones a 'El Mundo', señaló que "en los temas de Estado, es conveniente el pacto siempre que sea posible" pero explicó que no puede apoyar la política económica de Zapatero porque la considera "perjudicial para España".

Contactos

De Cospedal informó de que Rajoy no ha recibido todavía la llamada de Zapatero para la reunión anunciada en la Moncloa, aunque apuntó que existen otros contactos. "Ha habido algo más de una llamada", indicó. En efecto, el partido opositor mantiene conversaciones con los socialistas para buscar un acuerdo sobre política energética pero la dirección popula no dará el visto bueno hasta que compruebe la disposición del presidente al pacto anticrisis, que tendrá que pasar por el mencionado compromiso de austeridad. Rajoy se reserva la posibilidad de cerrar o no los acuerdos en la entrevista prevista con el presidente.

 

Cosa distinta es la reforma educativa -otro de los pactos que ofreció Zapatero-, porque Rajoy lanzó la semana pasada la idea de que es posible un entendimiento en este terreno siempre que el PSOE demuestre voluntad negociadora, pero no lo supeditó a la coincidencia en materia económica. Hoy se debate en el Congreso una proposición de ley del Grupo Popular que propugna cambios en materia educativa y que Rajoy brindó a los socialistas como punto de partida.

Fuentes parlamentarias confirmaron que existen contactos para sacar adelante la propuesta del PP, cuya aprobación daría vía libre al diálogo y a un pacto de Estado para la Educación.

Etiquetas