Despliega el menú
Nacional

TRIBUNALES

El etarra Carasatorre será juzgado por atentar contra el Gobierno Civil de Guipúzcoa en 1995

El fiscal pedirá mañana una pena de 14 años de cárcel para el terrorista, que disparó al edificio con un lanzagranadas

El etarra Juan Ramón Carasatorre, el pasado miércoles en la Audiencia Nacional.
El etarra Carasatorre será juzgado por atentar contra el Gobierno Civil de Guipúzcoa en 1995
EFE

La Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional juzgará mañana, martes, al miembro de ETA Juan Ramón Carasatorre por disparar con un lanzagranadas contra el edificio del Gobierno Civil de Guipúzcoa en julio de 1995. La Fiscalía pide en su contra una pena de 14 años y 8 meses de prisión por la comisión de un delito de estragos terroristas, utilización ilegítima de vehículo a motor y sustitución de placas de matrícula.

El escrito de conclusiones provisionales del Ministerio Público indica que Carasatorre actuó en colaboración con el ya condenado Valentín Lasarte. Ambos robaron un coche en Rentería y sustituyeron las placas de matrícula que portaba. Con este vehículo –dice el fiscal– se desplazaron al mirador del Antiguo Palacete de Puyo, situado a unos 400 metros del Gobierno Civil de Guipúzcoa. Desde esta ubicación, dispararon con un lanzagranadas contra el edificio, provocando daños superiores a los 18.000 euros.

El arma había sido extraída de un zulo situado en el cementerio y fue depositada de nuevo allí una vez finalizada la acción. Fue localizada un año después tras la detención de Lasarte en el piso que ocupaba.

Comando Urruti

Además, la Sección Primera juzgará hoy a Julen Etxaniz García y Arkaitz Landaberea a los que se acusa de integrar el conocido como comando Urruti, dedicado a recabar información sobre potenciales objetivos de atentados –fundamentalmente miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado– y sobre personas físicas y jurídicas a las que exigir el pago del chantaje terrorista.

El fiscal pide para ambos una pena de 10 años de prisión por integración en organización terrorista. Detalla que los acusados llevaron a cabo desde 2006 hasta 2008 grabaciones de varias comisarías de la Ertzaintza, comprobaciones sobre dos miembros de la Guardia Civil del cuartel de Intxaurrondo y seguimientos a dos agentes de la Policía Autónoma de Pasajes. También recabaron datos sobre la situación económica de varias empresas y sobre sus trabajadores.

El Ministerio Público destaca que los acusados mantuvieron durante este tiempo reuniones con miembros de la organización terrorista ETA en cinco localidades francesas «con la finalidad de entregar información y recibir instrucciones sobre las directrices que debían seguir».

Por otro lado, la Audiencia Nacional juzgará el jueves a Aitor García Justo acusado de integrar un talde que cometía actos de kale borroka en San Sebastián desde 1996 hasta su desarticulación el 14 de mayo de 2000.

El fiscal Luis Barroso considera que el grupo se coordinaba para perpetrar actuaciones de violencia callejera en apoyo de la banda terrorista ETA y, entre otras acciones, atacaba con líquido inflamable instalaciones de Correos, teléfono y juzgados, quemaba autobuses y cajeros bancarios, realizaba pintadas a favor del reagrupamiento de presos y lanzaba piedras a edificios públicos.

Dos años de prisión

Después de realizar acciones dirigidas a «crear en la población situaciones de terror», los miembros del ‘talde Y’ se reunían en un local de la Asociación Cultural Herria, donde guardaban publicaciones y propaganda de ETA.

El fiscal pide para el acusado dos años de cárcel por depósito de sustancias inflamables y explosivas. El resto de los presuntos integrantes del talde, un total de 14 personas, fueron juzgados el pasado mes de noviembre y absueltos por falta de pruebas.

Durante la vista oral el presidente del tribunal, Alfonso Guevara, protagonizó un incidente a gritos con el abogado abertzale Zigor Reizabal.

Etiquetas