Nacional

ETA

El comando Vizcaya alquiló un piso con garaje en Ezcaray

La Guardia Civil registró la vivienda y otra casa en Getxo en la que han encontrado información sobre un concejal.

Los miembros del comando Vizcaya tuvieron alquilado durante un tiempo un piso con garaje en la localidad riojana de Ezcaray que fue registrado por la Guardia Civil, según informaron fuentes de la investigación. Además, durante los efectivos policiales realizaban  en la madrugada de este viernes el registro de otra casa de Guecho en la que reside una persona que está siendo buscada por su presunta relación con ETA y que no ha sido localizada. Los agentes se incautaron de diversos documentos y se llevaron tres cajas de la vivienda.

 

Respecto a la casa de Ezcaray registrada, los investigadores sospechan que esa vivienda y el garaje correspondiente pudieron servir para ocultar vehículos y para preparar artefactos explosivos. Hasta eljueves se había conocido que los etarras habían estado en la localidad riojana aprovechando que los padres de una detenida, Maialen Zuazo, disponían de una vivienda de su propiedad, vivienda que había sido ya registrada por los efectivos policiales.

Las pesquisas realizadas condujeron a localizar otra vivienda que había estado alquilada por un presunto colaborador del "comando Vizcaya" y que había servido a los miembros de esta célula para pasar algún tiempo en la localidad riojana. El piso tiene actualmente otros inquilinos que no tienen ninguna vinculación ni con ETA ni con los detenidos.

Un detenido, presente

Los efectivos policiales acudieron a la casa para realizar una inspección con mandato judicial y tratar de determinar, entre otras cuestiones, si en la vivienda o el garaje se habían manipulado explosivos. En el registro estuvo presente uno de los arrestados, supuestamente quien se habían encargado del alquiler.

La localización de esta segunda vivienda refuerza la intensidad de la presencia de la célula etarra en La Rioja, donde, además de los dos pisos, se han encontrado dos zulos, uno con un subfusil y otro con 125 kilos de explosivo. Los dos escondites se encontraban en localidades cercanas a Ezcaray.

En esta localidad de descanso, muy frecuentada por vascos que tienen en ella su segunda residencia, los etarras trataron de localizar al juez Fernando Grande-Marlaska que tiene también una casa en Ezcaray, pero no llegaron a verlo. La dirección de ETA había ordenado al "comando Vizcaya" que preparara un atentado contra el magistrado de la Audiencia Nacional. 

Etiquetas