Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

TRIBUNALES

El celador del geriátrico de Olot confiesa tres crímenes

El juez ha decretado prisión provisional para Joan V. D., quien dice que mató a las ancianas, al parecer con lejía, "para que no sufrieran".

El presunto homicida, Joan V. D., el pasado martes.
El celador del geriátrico de Olot confiesa tres crímenes
ROBIN TOWSEND/EFE

El celador del geriátrico de Olot (Gerona) detenido el lunes ha confesado ante el juez que mató a tres ancianas del centro los días 12, 16 y 17 de octubre administrándoles un líquido corrosivo, supuestamente lejía, según confirmó su abogado, Carles Monguilod. Por ello, el juez ha decretado prisión provisional comunicada y sin fianza. Según su letrado, el celador, Joan V. D., de 45 años, presuntamente cometió los crímenes en un momento de "euforia", para "ayudar", ya que se "creía que era Dios". El detenido asegura que lo hizo "por amor, porque esas personas sufrían y quería liberarlas de ese sufrimiento", detalló Monguilod, quien matizó que Joan V. D. incluso habló de eutanasia, a pesar de los métodos que usó para acabar con la vida de las ancianas.

El presunto asesino, que llevaba unos cinco años trabajando en el geriátrico, fue detenido el pasado lunes por la muerte de una anciana que había ingresado el domingo muy grave en el hospital de Olot por haber ingerido un producto corrosivo.

Monguilod dijo que, según la versión del acusado, alguna de las víctimas a menudo expresaba su malestar con frases como "no se que hago aquí" o "quiero morir".

Joan V. D. entró a los juzgados acusado, policialmente, de dos muertes y fue él quién confesó la tercera, que "no estaba documentada ni probada", según el letrado. Por ello, de forma inminente se procederá a la exhumación de los dos cadáveres que ya están enterrados.

Monguilod también explicó que el fiscal del caso fue muy contundente para intentar descubrir si había más muertes, pero el acusado aseguró que no. De hecho, en el Código Penal hay un artículo que dice que a partir del tercer delito la pena es la misma, es decir que si se condena a alguien a 20 años de cárcel 15 veces, solamente cumplirá tres veces veinte años, "por lo tanto da igual reconocer tres asesinatos que 30", matizó el abogado.

El celador hacía más de 20 años que recibía tratamiento psiquiátrico por problemas de depresiones, ansiedades y por padecer un trastorno maniaco-depresivo. Según su abogado, reconoció que esos días había consumido una cantidad desmedida de alcohol. "Bebía en el trabajo lo suficiente para darse ánimos y alterar su comportamiento", dijo el letrado.

Etiquetas