Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

DEFENSA

El PP aboga por retirar las tropas de Kosovo para reforzar las de Afganistán

De Arístegui ha afirmado que el tope de 3.000 soldados para misiones de paz en el exterior impuesto por el Gobierno está propiciando que las tropas desplegadas en Afganistán estén en una situación "compleja y complicada" por el incremento de la amenaza terrorista de los radicales islamistas.

El portavoz de Exteriores del PP en el Congreso, Gustavo de Arístegui, ha defendido que España retire sus tropas de Kosovo, en coherencia con su rechazo a la independencia de esta región, y las desplace a Afganistán con el fin de reforzar la seguridad de este contingente frente a la amenaza talibán.

De Arístegui ha afirmado que el tope de 3.000 soldados para misiones de paz en el exterior impuesto por el Gobierno está propiciando que las tropas desplegadas en Afganistán estén en una situación "compleja y complicada" por el incremento de la amenaza terrorista de los radicales islamistas.

"Si (el Gobierno) se empeña en el disparate de mantener ese número, lo que hay que hacer es retirar las tropas de Kosovo y mandarlas a Afganistán", ha explicado De Arístegui.

En su opinión, "no tiene mucho sentido" que España "apoye con su presencia 'de facto' ("de hecho") una independencia en la que no cree 'de iure'", en referencia a Kosovo.

El diputado del PP ha subrayado el riesgo que supone que haya prácticamente las mismas tropas extranjeras que en los últimos años, cuando la amenaza talibán se ha incrementado de forma notable. "Desde el PP venimos diciéndole al Gobierno que hay que hacer un esfuerzo suplementario", ha apostillado.

Para De Arístegui, Afganistán es "el gran conflicto olvidado" y es en este país donde está en juego el futuro de la democracia y las libertades. Para combatir la amenaza de los fanáticos, ha advertido de que no es suficiente el "buenismo" que el jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, predica en política exterior.

"El 'buenismo' es una perfecta sandez. Lo que hay que hacer es derrotar los extremismos y, para ello, hay que hacer una coalición de moderados, tengamos la ideología que tengamos", ha aseverado.

En relación con Estados Unidos, el portavoz del grupo popular ha opinado que a España "le vendrá igual de bien" que sea el demócrata Barack Obama o el republicano John Mcain quien suceda a George Bush al frente de la Casa Blanca.

No obstante, ha aconsejado a Zapatero y al PSOE rectificar su comportamiento de los últimos cuatro años y "dejar de practicar políticas antiamericanas" como vía para mejorar la amistad con EEUU.

De Arístegui se ha mostrado convencido de que de Obama llegará a la Casa Blanca algún día, si bien ha manifestado la dura oposición que representa "el centrismo y la moderación" de Mcain.

Conflicto en Georgia

 

Sobre el conflicto de Georgia ha subrayado la incoherencia de Rusia por amparar las aspiraciones de la región separatista de Osetia del Sur tras haberse opuesto a la independencia de Kosovo.

"No se puede defender lo uno y lo contrario unos pocos meses más tarde, porque son razones contradictorias. Es un separatismo a la carta", ha declarado.

De Arístegui ha dejado claro que los casos de Osetia o Kosovo "nada tienen que ver" con lo que ocurre en el País Vasco o Cataluña.

Aunque ha valorado la tarea mediadora del presidente francés, Nicolás Sarkozy, para lograr un alto el fuego, ha reprochado "la falta de reacción y de reflejos" de la UE por haber intervenido varios días después del comienzo de la guerra.

El portavoz del PP ha manifestado la disposición de su partido a negociar con el Gobierno un pacto sobre política exterior.

A su juicio, "hay espacio de consenso significativo" al haber coincidencia de fondo en asuntos como la UE, Magreb, Oriente Próximo, el Mediterráneo o Estados Unidos.

También ha considerado posible concertar la política hacia América Latina, siempre que sea apostando por alianzas con países democráticos y no con regímenes como Venezuela o Cuba.

De Arístegui ha lamentado el "aventurerismo irresponsable" del Gobierno por reconciliarse con el presidente venezolano, Hugo Chávez, a pesar de su actitud de "matón político" al anunciar la nacionalización del Banco de Venezuela, filial del Santander.

También ha criticado las "meteduras de pata" del Ejecutivo en asuntos de especial relevancia como el de la lucha contra la piratería en aguas de Somalia.

A su juicio, el haber favorecido el pago de rescate para liberar al pesquero "Playa de Bakio" ha "legitimado" la acción de los piratas y ha puesto a los buques españoles en su punto de mira.

Etiquetas